30 de Nov de 2022

Economía

Panamá pierde un escalón del Índice de Paz Global 2022

El país ocupa la posición 61 del Índice de Paz Global 2022, un informe que clasifica el nivel de paz y de tranquilidad en 163 economías. El país se encuentra en el último bloque de países con mejoras

Panamá pierde un escalón del Índice de Paz Global 2022
El IPG 2022 clasifica los niveles de paz y tranquilidad a través de 23 indicadores.Archivo | La Estrella de Panamá

Panamá ocupa la posición 61 del Índice de Paz Global (IPG) de 2022, un informe del Institute for Economics & Peace, que clasifica los niveles de paz y de tranquilidad de 163 Estados y territorios independientes.

Con un total de 1.876 puntos, el país cayó un peldaño desde el análisis de 2021; no obstante, Panamá se mantiene en el segundo puesto de Centroamérica y el Caribe, y se encuentra en el último bloque de países con mejoras.

En el análisis anterior, Panamá había obtenido un total de 1.919 puntos y ocupaba la posición 64.

El IPG 2022, que se elabora desde 2007, clasifica los Estados y territorios independientes a través de 23 indicadores, midiendo la paz y la ausencia de violencia, dándole un contexto al valor económico y como se desarrollan sociedades pacíficas.

Para Jorge Vélez, presidente de la Cámara Panameña de Mercado de Capitales (Capamec), Panamá es un país muy seguro en comparación con otros países de la región. A diferencia de las situaciones que experimentan otros países del continente. “Panamá sigue siendo jurídicamente atractivo y seguro para los inversionistas, quienes se sienten tranquilos, por lo que van a seguir viniendo”, comentó.

Por su parte, la socióloga Briseida Barrantes Serrano considera que la sociedad panameña es altamente violenta y de un tiempo para acá esa violencia es más cruel. Opina que para hablar de paz primero se debe ver cómo están las familias, ya que la pandemia por covid-19 generó una serie de violencias de todo tipo, desde la pérdida del trabajo, la reducción del salario hasta la pérdida de la vida de forma violenta.

Para Barrantes Serrano, la sociedad panameña sigue experimentando un alto número de violencia, sobre todo socioeconómica, porque una familia no puede tener paz si sus ingresos siguen afectados por la pandemia, con la falta de empleo. “La reactivación no ha sido para todos, ya que a muchos no les alcanza ni para cubrir sus necesidades básicas, por lo que se mantiene el malestar”, acotó.

Cual semáforo, donde verde corresponde a los Estados y territorios independientes con mejoras, amarillo para aquellos con un nivel medio de tranquilidad, y rojo para aquellas deterioradas en Centroamérica y el Caribe, los únicos países que tienen un estado alto de paz son Costa Rica, que lidera el ranking en la región con 1.732 puntos y ocupa la posición 38, y Panamá, en la posición 61 con 1.876 puntos.

El resto de los países de la región están en amarillo y según su orden de importancia son: República Dominicana, con 1.99 puntos (81); Jamaica, con 1.99 puntos (81); Trinidad & Tobago, con 2.005 puntos (88); Cuba, con 2.083 puntos (98); Guatemala, con 2.139 puntos (106); El Salvador, con 2.231 puntos (114); Haití, con 2.254 puntos (115); Honduras, con 2.269 puntos (117); Nicaragua, con 2.334 puntos (124).

Aunque México forma parte de Norteamérica, el IPG 2022 lo tiene en el segmento de Centroamérica y el Caribe, siendo el país con un tono naranja tras lograr 2.612 puntos (137).

Según el reporte, la paz en Centroamérica y el Caribe se deterioró levemente, con una puntuación general de 0.019 puntos, o 0,9%.

De los 12 países de la región, incluyendo a México, siete registraron deterioro en la paz, en comparación con nueve en el año anterior. Conflicto continuo y la seguridad se deterioraron en 2022, mientras que la militarización registró mejoras en los seis indicadores del dominio.

La caída de la región fue impulsada por el incremento de los delitos violentos, que aumentaron un 4,4% desde el nivel más alto en el año 2008. Haití tuvo el mayor deterioro, cayendo 14 lugares en un solo año, debido al homicidio de su presidente Jovenel Moïse, en julio de 2021.

Además, la violencia relacionada con pandillas continúa creciendo en Haití, con líderes de pandillas que ejercen su poder sobre los territorios bajo su control, desafian el estado de derecho y cometen actos delictivos como secuestros, extorsión y asesinato.

Aunque Costa Rica se consolida como el país más pacífico de la región, también registró un deterioro de la paz en el último año, debido al aumento de las manifestaciones violentas, la importación de armas y el aumento de los delitos violentos y la inestabilidad política.

Independientemente de los deterioros antes descritos, el hermano país tiene un buen puntaje en los dominios de militarización y conflicto en curso, con mejoras en el primero por su puntualidad de su financiación de las fuerzas de paz de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y una caída en el gasto del ejército en relación al producto interno bruto.

Por su parte, Honduras registró el mayor cambio de la región en 2021 al incrementar su nivel de paz con grandes mejoras en los tres dominios. Mejoras en el terrorismo político y la financiación del mantenimiento de la paz de la ONU, mejoraron su puntuación en un 2,6%. Sin embargo, el país sigue siendo la tercera nación menos pacífica de la región, con episodios de crimen violento y una tasa de homicidios amplia, que le han llevado a obtener los peores puntajes posibles para cada uno de estos indicadores.