25 de Oct de 2021

Internacional

¿Nueve años, 8 meses y 20 días para justicia?

¿Después de 9 años, 8 meses y 20 días la justicia finalmente se hizo?. Es difícil y hasta un tanto arriesgado señalar que con la caída d...

¿Después de 9 años, 8 meses y 20 días la justicia finalmente se hizo?. Es difícil y hasta un tanto arriesgado señalar que con la caída del líder terrorista de Al-Qaeda, Osama Bin Laden se hace justicia. Al menos en Estados Unidos festejaron por su muerte y Bill Clinton y George W. Bush, los dos expresidentes antecesores de Barack Obama, cantaron "victoria".

Los atentados del 11 de septiembre de 2001 a las Torres Gemelas marcaron a Estados Unidos y dejaron un profundo dolor, que pareció encontrar un aliciente en la noticia de que "Osama Bin Laden murió".

Nadie lo ha visto. La Casa Blanca estudia la posibilidad o no de publicar fotos del cadáver del líder terrorista y en una rueda de prensa este lunes el asesor presidencial para la lucha contra el terrorismo, John Brennan, dijo que "sólo han transcurrido 24 horas y ya hemos dado a conocer mucha información".

Hasta el momento, el gobierno estadounidense no ha difundido fotografías del cadáver de su enemigo público número uno. Y a pocas horas de conocer la noticia el domingo 1 de mayo, falsamente, se había divulgado una foto de Bin Laden con los ojos sacados. Era un montaje.

Bin Laden murió en un tiroteo cuando el comando estadounidense entró en la residencia en la que se ocultaba en Abbottabad, un enclave acomodado en las afueras de Islamabad, capital pakistaní.

Entierro

Responsables estadounidenses indicaron que el cuerpo del jefe de Al-Qaeda, muerto la noche del domingo al lunes durante un operativo en Pakistán, fue sumergido en el mar desde el portaviones Carl-Vinson tras una ceremonia realizada conforme a la tradición musulmana.

La polémica está encendida debido a que autoridades del islam subrayan que la regla es aplicable en muertes naturales; la administración estadounidense aseguró que no violó el ritual funerario.

El Pentágono explicó que una ceremonia se llevó a cabo a bordo del portaviones estadounidense, en el mar de Omán, respetando las tradiciones musulmanas, antes de que el cuerpo fuera lanzado al mar.

Los restos fueron lavados y colocados en un lienzo blanco, a su vez introducido en una bolsa con lastre, además un oficial leyó un texto religioso que un intérprete tradujo al árabe, informó la Defensa estadounidense.

Líderes religiosos prevén que en los próximos días se registren exhortaciones extremistas en venganza del gobierno de Estados Unidos.