Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Internacional

Policía española impide el acceso a la Puerta del Sol para evitar protestas

La policía antidisturbios española prohibió este jueves, por tercer día consecutivo, el acceso a la Puerta del Sol en Madrid para impedi...

La policía antidisturbios española prohibió este jueves, por tercer día consecutivo, el acceso a la Puerta del Sol en Madrid para impedir que los manifestantes "indignados" volvieran a protestar contra la situación económica del país.

Varias filas de policías, equipados con escudos, se alineaban detrás de unas barreras en las calles que llevan a la plaza que se convirtió en el epicentro del movimiento de los "indignados".

La estación de metro de la plaza, la más transitada de la capital de España, fue cerrada durante horas, así como un tren de cercanías.

Habitualmente llenos de turistas en esta época del año, los cafés y los restaurantes de las calles adyacentes también cerraron sus puertas.

La policía evacuó el martes al amanecer el campamento emblemático de los "indignados" de la Puerta del Sol, epicentro del movimiento de protesta nacido el 15 de mayo contra los efectos de la crisis y de la política del gobierno socialista.

Varios cientos de manifestantes se reunieron el jueves al final de la tarde ante los policías para gritarles "vergüenza, vergüenza" o para corear "el pueblo unido jamás será vencido".

Posteriormente circularon por el centro de la ciudad y bloquearon el tráfico en varias calles sentándose en el suelo. Al anochecer la policía los dispersó cerca del Ministerio del Interior, indicaron testigos.Según el diario El País, nueve personas resultaron heridas y tres fueron detenidas cuando la policía atacó.

La Puerta del Sol estuvo ocupada durante un mes, del 17 de mayo al 12 de junio, por un "campamento" de tiendas que se convirtió en el corazón del movimiento.Desde el 12 de junio permanecía un estand de información animado por los activistas durante las 24 horas del día. Esta parada fue desmantelada por la policía el martes por la mañana.

Los manifestantes acusaron a las autoridades de querer "limpiar" la plaza para la llegada del Papa a Madrid con ocasión de las Jornadas Mundiales de la Juventud (JMJ), que se celebrarán en Madrid del 16 al 21 de agosto.

El Sindicato Unificado de Policía (SUP) reclamó por su parte a las autoridades que hagan "un uso racional de los recursos humanos" porque los agentes no podrán aguantar durante mucho más tiempo "jornadas de trabajo extenuantes y sin descanso", una situación que se agravará con la visita de Benedicto XVI.

"El gobierno no debe iniciar una disputa con el movimiento 15-M convirtiendo en un símbolo a la Puerta del Sol. No podemos pasar de permitir una acampada chabolista durante meses a cortar el libre tránsito por la plaza, desviando los autobuses, cerrando el metro y acordonando la zona", dice el sindicato policial, que reclama una solución intermedia "que sería dejar libre acceso y no permitir que se instalen tiendas de campaña".

El movimiento de los "indignados", que agrupó a jóvenes, parados, asalariados y jubilados y se propagó gracias a las redes sociales con el apoyo de la opinión pública, logró reunir hasta 200.000 manifestantes el pasado 12 de junio y extenderse por Europa.