Panamá,25º

19 de Feb de 2020

Internacional

Fernández obtiene aplastante reelección en Argentina

La presidenta argentina, Cristina Fernández, obtuvo hoy un aplastante triunfo en los comicios generales, lo que le permitió alcanzar la ...

La presidenta argentina, Cristina Fernández, obtuvo hoy un aplastante triunfo en los comicios generales, lo que le permitió alcanzar la reelección para el período 2011-2015, con un caudal de votos superior al 53 por ciento escrutado el 78 por ciento de las mesas electorales.

El respaldo en las urnas a Fernández tendrá también su consecuencia en el Congreso, donde, según los datos informados la noche del domingo, el oficialista Frente para la Victoria tendría quórum propio en el Senado y podría alcanzarlo también en la Cámara de Diputados con legisladores propios y aliados.

La jefa de Estado triunfó en 23 de las 24 provincias del país (sólo perdió en San Luis, ante el gobernador local Alberto Rodríguez Saá), y, de su mano, el oficialismo ganó las nueve gobernaciones que se ponían en juego.

A nivel país, con 53,31 por ciento de los votos, Fernández se convirtió en la primera mujer que alcanza la reelección en la Argentina al superar por más de 36 puntos al socialista Hermes Binner, quien, desde el novel Frente Amplio Progresista (FAP), destacó que ese núcleo opositor "recién empieza".

Al hablar en el Hotel Intercontinental, la jefa de Estado recordó a su esposo y antecesor, Néstor Kirchner, de cuyo fallecimiento se cumplirá un año el jueves próximo: "El fue el fundador de esta victoria", lo evocó.

Tras mencionar que llamaron para saludarla por el triunfo los presidentes de Brasil, Chile, Uruguay, Paraguay y Venezuela, se trasladó hasta la tradicional Plaza de Mayo, frente a la Casa de Gobierno, donde se instaló un escenario en el que bailó y saludó a decenas de miles de militantes que montaron una verdadera fiesta popular.

En números, el triunfo de Fernández resultó inobjetable.

Con el 53,37 por ciento de los votos, superó en ocho puntos el nivel de adhesión que había conseguido en las elecciones que la ungieron presidenta en 2007 y superó el récord que tenía Raúl Alfonsín, presidente entre 1983 y 1989, quien desde aquel año había sido el único jefe de Estado que arribó a la Casa Rosada con más del 50 por ciento del respaldo en las urnas.

Estaban habilitados para votar en Argentina 28,91 millones de personas y el grado de participación superó el 78 por ciento, según los datos oficiales.

Lejos de Fernández, y detrás de Binner, se ubicaron el diputado socialdemócrata Ricardo Alfonsín, de la Unión Cívica Radical, con 11,46 por ciento de los votos, el gobernador de San Luis y peronista de centro Alberto Rodríguez Saá, con 7,88 por ciento y el ex presidente Eduardo Duhalde, del peronismo conservador, con 5,92.

En este panorama, el oficialismo argentino tendrá en el Senado 32 legisladores propios más siete potenciales aliados, por lo que podría superar el quórum para sesionar, de 37 senadores sobre un total de 72.

En la Cámara de Diputados, el kirchnerismo incrementó el número de legisladores que, sumado a potenciales aliados, permitirá que se acerque a los 129 necesarios para iniciar cualquier sesión ordinaria del cuerpo.

En la Plaza de Mayo, Fernández bailó junto a su hijo Máximo (34) y, desde allí, llamó "al consenso y la unidad nacional", y agradeció a los jóvenes por haberla acompañado.

"Quiero destacar a esta juventud que después de ocho años de gobierno viene a levantar las banderas con alegría y no con odio, con amor a la Patria", resaltó.

Con su triunfo, el oficialismo ingresa en su tercer período de gobierno tras los mandatos de Néstor Kirchner entre 2003 y 2007 y el de la propia Fernández en los últimos cuatro años.

Desde diciembre próximo, según las consultoras políticas locales consultadas por Xinhua, los inevitables efectos de la crisis económica internacional serán el tema principal a enfrentar por la mandataria, con particular atención a la caída de los superávit comercial y fiscal, y la ralentización del crecimiento, que será de cinco por ciento, tres puntos menos que el 8,3 por ciento previsto para 2011.