Temas Especiales

10 de Apr de 2021

Internacional

Portero Bruno confirmó que cadáver de examante fue arrojado a los perros

El portero brasileño Bruno Fernandes, excapitán del club de fútbol Flamengo de Rio de Janeiro, admitió el miércoles por primera vez que ...

El portero brasileño Bruno Fernandes, excapitán del club de fútbol Flamengo de Rio de Janeiro, admitió el miércoles por primera vez que su examante, una modelo con quien tuvo un hijo, murió estrangulada en 2010 y su cuerpo fue arrojado a perros para desaparecer la evidencia.

Bruno, de 28 años y que presta testimonio en un tribunal de Contagem (Minas Gerais, sureste), negó haber ordenado el asesinato de la joven Eliza Samudio, pero reconoció que aceptó un plan para matarla."No lo sabía, no lo ordené, pero lo acepté. Ordenar, jamás lo ordené.

Macarrão dijo que había contratado a Bola y yo acepté", reconoció.Bruno responsabilizó a su amigo Luiz Ferreira Romão, alias 'Macarrão' ('gran fideo'), y su primo Jorge Luiz Rosa de haberla matado.

En su testimonio, repitió lo que esa noche le dijo su primo sobre la muerte de Samudio: el carro en el que estaban con la mujer siguió a una moto a la casa de Marcos Aparecido dos Santos, conocido como 'Bola', acusado de ser el autor material del crimen.

"El hombre ('Bola') pidió a Macarrão para que le amarrara las manos y la estranguló. Después, Macarrao pateó a Eliza, descuartizaron el cuerpo y lo arrojaron a los perros", narró.

Al saber del asesinato "le dije a Macarrão, '¿estás loco? Acabaste con mi vida", recordó Bruno. Macarrão le habría dicho que había resuelto "el problema que tanto le atormentaba".

'Macarrão' fue condenado en noviembre a 15 años de cárcel por los cargos de homicidio calificado, secuestro y retención de Samudio como rehén. Durante su juicio, dijo que Bruno había ordenado la muerte de su examante.

Bruno está acusado de homicidio y ocultar el cuerpo de Samudio, desaparecida en junio de 2010, cuando buscaba probar en la justicia que el jugador era el padre de su bebé -hoy de tres años- con la intención de cobrar una pensión.

En 2010, la justicia de Rio (sudeste) condenó a Bruno a cuatro años y medio de prisión por retención forzada, humillación y maltratos infligidos a Samudio, a quien habría obligado a tomar medicinas abortivas cuando supo de su embarazo.

El portero ya cumplió dos años y cuatro meses de esta condena y permanece encarcelado en Minas Gerais.

Una exnovia de Bruno, Fernanda Gomes de Castro, fue condenada a su vez a cinco años de prisión en régimen semiabierto por el secuestro y la retención de Samudio y su hijo Bruninho.