Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Internacional

La secuelas de los 40 años de la dictadura de Pinochet

Las marcas de una pasada dictadura en Chile y que duró 40 años, parece no ser superada por sus ciudadanos. En las calles de Santiago ce...

Las marcas de una pasada dictadura en Chile y que duró 40 años, parece no ser superada por sus ciudadanos. En las calles de Santiago centenares de chilenos reviven estos hechos porque saben que no es fácil perdonar a una dictadura que cobro muchas vidas. Familiares de las víctimas saben que no es fácil colgar los brazos y piden a la justicia chilena a que accione.

Ayer martes el máximo represor de dictadura de Augusto Pinochet niega torturas y desapariciones Manuel Contreras, el encarcelado exjefe de la temida policía política que operó en los primeros cinco años de la dictadura (1973-90), la DINA, negó que ese organismo represivo haya torturado o hecho desaparecer a personas.

En una entrevista con la televisora CNN Chile desde la prisión militar donde cumple casi 400 años de condena por sucesivos casos de desaparecidos, ejecutados y torturados por la DINA, Contreras afirmó que "en los cuarteles de la DINA nunca se torturó a nadie"."No se utilizaban (las torturas), no estaban ordenadas, ni dispuestas, ni nadie podía hacerlo", aseguró Contreras, en la víspera del 40 aniversario del golpe de Estado que derrocó al gobierno del socialista Salvador Allende e instaló la dictadura de Pinochet, el 11 de septiembre de 1973.

"A los cuarteles a los detenidos se les llevaba por cinco días y se les interrogaban con métodos normales", agregó.Contreras fue el director nacional de la Dirección Nacional de Inteligencia (DINA), la temida policía política que operó entre 1973 y 1978, y a quien se le sindica como responsable de la mayoría de las 3.200 víctimas, entre muertos y desaparecidos, y más de 38.000 torturados que dejó como saldo la dictadura, de acuerdo a informes oficiales.

Una ley de Amnistía protege los crímenes políticos durante los años en que operó la DINA, aunque no hay unanimidad entre los jueces para aplicar o no la normativa.

El coronel en retiro del Ejército chileno, quien se reunía a diario con Pinochet cuando presidía la DINA, negó también la existencia de desaparecidos políticos."Todos los muertos de la DINA fueron muertos en combate. Yo no di órdenes de hacer desaparecer a nadie.

Quien moría en combate iba al Servicio Médico Legal", que luego enterró los cuerpos en fosas comunes en el Cementerio General de Santiago, aseguró."Yo di órdenes de no hacer desaparecer a nadie", agregó desde un penal militar especial en las afueras de Santiago, en el sector precordillerano de Peñalolén, resguardado por militares y la policía de prisiones.

Contreras, encarcelado desde 2005, desligó asimismo responsabilidades de la DINA en los crímenes del general Carlos Prats y su esposa en Buenos Aires, en 1974, y del excanciller Orlando Letelier, en Washington, el 21 de septiembre de 1976.

Por el asesinato de Letelier, la Corte Suprema condenó a Contreras en noviembre de 1993 a siete años de cárcel, al igual que al exdirector de ese organismo, Pedro Espinoza."A Orlando Letelier lo asesinó la CIA (agencia central de inteligencia de Estados Unidos)", afirmó Contreras.

Olvidar

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, hizo un llamado a avanzar en una reconciliación nacional y superar "los traumas del pasado", este miércoles en el 40 aniversario del golpe de Estado que instaló la dictadura de Augusto Pinochet.

"Llegó el tiempo, después de 40 años, no de olvidar, pero si de superar los traumas del pasado", dijo Piñera desde el palacio de La Moneda, donde encabezó una celebración en recuerdo de las víctimas caídas el 11 de septiembre de 1973, cuando el palacio fue bombardeado por aire y tierra el día del golpe de Estado que instaló la dictadura.

"El mejor legado que podemos entregarle a nuestros hijos es legarles un país reconciliado y en paz", agregó Piñera, el primer presidente de derecha tras la llegada de la democracia en 1990.

En el marco de la conmemoración de los 40 años del golpe, Piñera se ha desmarcado de la posición mostrada hasta ahora por el sector político que representa, haciendo un mayor énfasis en las responsabilidades de los políticos de la dictadura y de sus "cómplices pasivos" en el atropello de los derechos humanos.

También se refirió al papel de periodistas y jueces de la época, lo que motivó un reconocimiento por parte del la Corte Suprema de sus omisiones en el resguardo de las víctimas de la dictadura, tras rechazar miles de recursos de amparo en su favor.

El mandatario reiteró este miércoles su condena a los responsables directos de la violación de los derechos humanos en Chile, pero "también de los que pudiendo haber hecho más porque tenían cargos de responsabilidad, influencia o investidura, simplemente no lo hicieron".

"Para poder seguir reconciliando nuestro país, vamos a tener que seguir avanzando por los caminos de la verdad y de la justicia", agregó. El golpe de Estado de Pinochet, el 11 se septiembre de 1973, derrocó al gobierno socialista de Salvador Allende, instalando por 17 años una dictadura que se saldó con más de 3.200 muertos y unos 38.000 torturados.

El lunes, el gobierno de Piñera y la oposición de centro izquierda conmemoraron, en dos actos distintos, el aniversario del golpe de Estado, muestra de que la fecha aún divide a la sociedad chilena.