Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Internacional

Churchill, el "mejor amigo" de EEUU, tiene su lugar en el Capitolio

Un busto de bronce del ex primer ministro británico Winston Churchill (1874-1965), el "mejor amigo" de Estados Unidos, fue inaugurado e...

Un busto de bronce del ex primer ministro británico Winston Churchill (1874-1965), el "mejor amigo" de Estados Unidos, fue inaugurado el miércoles en el Capitolio en Washington, en el altar de la democracia estadounidense.

"El mejor amigo que Estados Unidos tuvo jamás", dijo el presidente de la Cámara, John Boehner, al referirse al estadista británico que habló ante una sesión conjunta del Congreso en 1941, sólo 19 días después del ataque a Pearl Harbor, e instó a Estados Unidos a permanecer firme en la Segunda Guerra Mundial.

Ese discurso fue uno de los tres, más que ningún otro dignatario extranjero, que pronunció ante el Congreso Churchill, hijo de madre estadounidense y quien toda su vida mantuvo un romance con Estados Unidos.

"Si yo tuviera que volver a nacer, hay un país del que me gustaría ser ciudadano (...), donde las personas saben que tienen un futuro sin límite (...): Estados Unidos", dijo Churchill en 1946, durante una de sus muchas visitas a Estados Unidos, según el Centro Churchill.

"Sir Winston Churchill es uno de los titanes de la democracia, un gigante cuyo valor sirve de ejemplo a través de las generaciones y el tiempo", afirmó el miércoles la demócrata Nancy Pelosi.

"Siempre tendrá su lugar en la memoria de Estados Unidos. Ahora tendrá un lugar especial en el Capitolio de Estados Unidos".

El ex primer ministro británico es una de las cinco personas -junto con la Madre Teresa y el Marqués de Lafayette- que fue declarado ciudadano de honor de Estados Unidos y el único que recibió un pasaporte estadounidense honorífico, otorgado por el presidente John F. Kennedy en 1963.

"Entendía a Estados Unidos mejor a veces de lo que nos entendemos a nosotros mismos", dijo el miércoles el secretario de Estado John Kerry ante cientos de invitados en el National Statuary Hall, donde el busto de Churchill se sumó a las estatuas de varias personalidades estadounidenses.Según Kerry, la poderosa oratoria del ex primer ministro "literalmente salvó al mundo".

Entre los invitados, el nieto de Churchill y miembro actual del Parlamento británico, Nicholas Soames, dijo a la AFP que su abuelo se había sentido inmensamente honrado de haber sido nombrado ciudadano de honor en 1963.

"Le encantaba el Capitolio. Pensaba que este edificio era un poco el centro del universo, aparte de su propio país", recordó Soames.

En cuanto al escándalo de espionaje que sacude esta semana a Estados Unidos y Europa, el descendiente de Churchill opinó: "Todo el mundo espía a todo el mundo", y agregó que Churchill habría reaccionado de la misma manera."Habría pensado que uno tiene que hacer lo que tiene que hacer para mantener a su país seguro".

En la ceremonia, Roger Daltrey, líder del emblemático grupo de rock británico The Who, cantó su clásico "We Won't Get Fooled Again", así como "Stand By Me" de Ben E. King, alterando la estrofa final para reflejar la estrecha alianza entre Gran Bretaña y Estados Unidos.

El busto estará en exhibición en la planta baja del Capitolio.