Temas Especiales

08 de Apr de 2020

Internacional

Mi deber es que no se pierda lo que hemos logrado: Juan Manuel Santos

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien ayer miércoles ha anunciado su intención de optar a la reelección para el periodo ...

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, quien ayer miércoles ha anunciado su intención de optar a la reelección para el periodo 2014-2018, pasó en pocos años de la política de la guerra a la de la paz.

"Optar por más años de violencia, por más víctimas, por más dolor para miles de colombianos es una alternativa inaceptable. Ningún presidente en el futuro le debería decir a una madre que sacrifique a su hijo por una guerra sin fin", dijo el mandatario el miércoles. Agregó que su deber es no dejar perder lo que se ha logrado.

Reconocido como el ministro de Defensa (2006-2009) que asestó golpes más duros a las guerrillas, una vez llegado a la presidencia, puso todo su empeño en firmar la paz.

Santos, un líder de centroderecha de 62 años, asumió el gobierno en julio de 2010 con el aval de su desempeño al frente del ministerio de Defensa del expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), el que con mayor intensidad combatió a las guerrillas izquierdistas ym en especialm a las comunistas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Como ministro no dudó en ordenar el bombardeo del campamento de las FARC en territorio ecuatoriano, durante el que murió en 2008 el entonces número dos del grupo, Raúl Reyes, y que derivó en la ruptura de relaciones por parte de Quito.

Como presidente dio la orden en 2010 para abatir al jefe militar de las FARC Jorge Briceño, 'Mono Jojoy', y en 2011, tomó la que él mismo ha calificado como la decisión más difícil de su gobierno: lanzar el operativo militar en el que murió el comandante máximo de esa guerrilla, Alfonso Cano, con quien ya había acercamientos para un diálogo.

Sin embargo, desde hace un año adelanta conversaciones de paz con las FARC en Cuba, con la que ya ha alcanzado consenso sobre los puntos de desarrollo agrario y participación política de la guerrilla, considerados los más difíciles.

"Cuando se ve la luz al final del túnel, no se puede dar marcha atrás", dijo Santos el miércoles en referencia a ese proceso de paz. "Todavía nos quedan grandes desafíos, pero estoy convencido de que la forma de enfrentarlos no es sólo a sangre y fuego", añadió.

El conflicto armado de Colombia, que ha dejado cientos de miles de muertos en casi 50 años, es el más prolongado de América Latina y el único que permanece activo.

Los diálogos de paz con las FARC se han dado sin que se decrete un cese al fuego bilateral en Colombia, una condición que Santos considera indispensable para que la guerrilla no aproveche las conversaciones para fortalecerse militarmente, pero que ha implicado fuertes golpes de lado y lado.

Nacido en una tradicional familia liberal bogotana, Santos estudió economía en Estados Unidos y Gran Bretaña, tuvo cargos directivos en el diario El Tiempo, el principal del país, y fue ministro de diversas carteras durante los últimos 20 años.

Sobrino nieto del expresidente colombiano Eduardo Santos (1938-1942), el actual gobernante de Colombia es considerado un pragmático que se educó en un ambiente liberal y republicano.

Casado y con tres hijos, llegó a la presidencia como el 'delfín' de Uribe, pero sus diferencias con el expresidente no tardaron en aflorar y las conversaciones de paz han sido el tema por el que más han chocado los dos líderes.

Santos gobierna con una amplia coalición de centroderecha. Hasta ahora, sólo Óscar Iván Zuluaga, exsenador y exministro de Economía de Uribe, ha anunciado su intención de postular a la presidencia.