Temas Especiales

25 de Nov de 2020

Internacional

Atentado suicida deja 16 muertos en una estación de tren en Rusia

Un atentado cometido por una terrorista suicida se cobró hoy la vida de 16 personas en una estación de tren de la ciudad rusa de Volgog...

Un atentado cometido por una terrorista suicida se cobró hoy la vida de 16 personas en una estación de tren de la ciudad rusa de Volgogrado y lanzó una seria advertencia al Kremlin con vistas a los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi.

Además, resultaron heridas más de treinta personas, nueve de ellas de gravedad, que hacían cola en la puerta del edificio de la estación de la antigua Stalingrado, por lo que no se descarta que el número de víctimas mortales aumente en las próximas horas.

La explosión tuvo lugar en torno a las 12.45 hora local (08.45 GMT) cuando la terrorista se vio obligada a pasar por el detector de metales instalado a la entrada de la estación Volgogrado-1. "Al ver a agentes de la policía frente al detector de metales, la terrorista suicida detonó el explosivo sin llegar a entrar en el edificio de la estación", dijo Vladímir Markin, portavoz del Comité de Instrucción (CI) de Rusia, citado por las agencias locales.

Según el CI, el equipo de seguridad instalado desde el atentado suicida contra el aeropuerto moscovita de Domodédovo en enero de 2011 impidió que la terrorista llegara a la sala central, lo que evitó que el número de muertos fuera aún mayor. "Como resultado de la reacción de los policías que sospecharon de una mujer en la entrada de la estación de Volgogrado y de que uno de ellos se acercó a la supuesta suicida, ésta detonó el explosivo, lo que permitió salvar muchas vidas", añadió un portavoz del Ministerio del Interior.

De hecho, uno de los policías que vigilaba que todos los viajeros pasaran por el detector murió como resultado de la explosión y otros seis agentes resultaron heridos. El artefacto explosivo tenía una potencia equivalente a 10 kilos de trilita, por lo que, según las fuerzas de seguridad, si la terrorista hubiera accedido a la estación podría haber causado una auténtica carnicería.

En esos momentos, la estación, que se encuentra situada frente a la histórica plaza donde tuvieron lugar algunos de los más sangrientos combates de la Segunda Guerra Mundial, acogía un gran número de viajeros, debido al retraso de tres trenes y a las próximas fiestas de Año Nuevo.

El presidente ruso, Vladímir Putin, partidario de la mano dura con los terroristas, ordenó el envío de aviones para el traslado urgente de los heridos más graves a hospitales de Moscú. Tras unos momentos de confusión, tanto el CI como el Comité Nacional Antiterrorista no dudaron en calificar lo ocurrido de atentado suicida.

A falta de confirmación oficial, todo apunta a que su autora pertenece a la guerrilla islamista del Cáucaso, lo que podrá ser confirmado en breve, ya que las fuerzas de seguridad ya han hallado su cabeza. De inmediato, el CI ordenó el examen genético de los restos de la terrorista suicida, lo que facilitará su identificación.