Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Internacional

Vehículos usados exportados desde Europa, EEUU y Japón contaminan países pobres

Entre 2015 y 2018 se exportaron 14 millones de autos ligeros usados en todo el mundo. Alrededor de 80% fue destinado a países de ingresos bajos y medios, y más de la mitad a África.

La exportación de autos usados contribuye a contaminar el aire, advierte un nuevo informe de la ONU.
La exportación de autos usados contribuye a contaminar el aire, asegura la ONU.Pixabay

La exportación de autos usados contribuye a contaminar el aire, advierte un nuevo informe de la ONU.

Según el documento del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) millones de automóviles, furgonetas y microbuses usados y de mala calidad, exportados desde Europa, Estados Unidos y Japón al mundo en desarrollo, contribuyen significativamente a la contaminación del aire y dificultan los esfuerzos para mitigar el cambio climático.

Entre 2015 y 2018 se exportaron 14 millones de vehículos ligeros usados en todo el mundo. Alrededor de 80% fue destinado a países de ingresos bajos y medios, y más de la mitad a África.

En general, los vehículos ligeros no superan un peso bruto de 3,5 toneladas e incluyen sedanes, vehículos utilitarios deportivos (SUV) y microbuses. Los vehículos de más de 3,5 toneladas se clasifican como vehículos pesados (HDV) y estos incluyen diferentes tipos de camiones y autobuses.

"El informe Vehículos usados y medio ambiente - Una perspectiva global de los vehículos ligeros usados: flujo, alcance y regulación, el primero de su tipo, exige acciones para llenar el vacío en las políticas actuales con la adopción de estándares de calidad armonizados que garanticen que los vehículos usados contribuyan a la disponibilidad de flotas más limpias y seguras en los países importadores", reseña la ONU a través de comunicado.

La flota mundial de vehículos, que va en rápido crecimiento, es una de las principales fuentes de emisiones que causan la contaminación del aire y el cambio climático.

En todo el mundo, el sector del transporte es responsable de casi una cuarta parte de las emisiones globales de gases de efecto invernadero relacionadas con la energía. Específicamente, las emisiones de los vehículos son una fuente importante de material particulado fino (PM2.5) y óxidos de nitrógeno (NOx), que son algunos de los principales componentes de la contaminación del aire urbano.

El informe basado en un análisis en profundidad en 146 países recoge que alrededor de dos tercios de estos tienen políticas débiles o muy débiles para regular la importación de vehículos usados. Sin embargo, también se demostró que donde se han implementado medidas para regular la importación– especialmente, estándares de antigüedad y emisiones – se ha logrado acceder a automóviles usados de alta calidad, incluidos híbridos y eléctricos, a precios asequibles.

Los automóviles usados de mala calidad también provocan más accidentes de tráfico. Según el documento, muchos de los países con regulaciones de vehículos usados “muy débiles” o “débiles” también tienen tasas de mortalidad por accidentes de tráfico muy altas. Los países que han introducido regulaciones más estrictas tienen registros de flotas más seguras, con menos incidentes.

El informe concluye que se necesitan investigaciones adicionales para detallar aún más los impactos del comercio de vehículos usados, incluido el de los vehículos pesados.