Temas Especiales

25 de Feb de 2021

América

¿Quién ganó en Venezuela?

Tanto el presidente narcisista-leninista Hugo Chávez como la oposición han cantado victoria tras las importantes elecciones estatales y ...

Tanto el presidente narcisista-leninista Hugo Chávez como la oposición han cantado victoria tras las importantes elecciones estatales y municipales que acaban de realizarse en Venezuela, pero un examen desapasionado de las tendencias electorales indica que Chávez está perdiendo cada vez más respaldo popular y que le esperan tiempos cada vez más difíciles.

Chávez dijo que obtuvo ''una gran victoria'' en las elecciones del domingo, que había presentado al país como un virtual referéndum sobre su proyecto ''revolucionario'' socialista. El presidente basó su afirmación en el hecho de que los candidatos oficialistas ganaron 17 de 22 gobernaciones y más del 80 por ciento de los municipios. Desde un punto de vista estrictamente numérico, Chávez ganó.

La oposición, a su vez, afirmó haber obtenido una gran victoria por el hecho de que —a pesar de que el gobierno usó todo tipo de argucias legales para prohibir que se presentaran muchos de los candidatos opositores más populares, además de intimidar a votantes de oposición y utilizar enormes recursos estatales a favor de los candidatos gubernamentales— los candidatos antichavistas triunfaron en la capital y en los tres estados con mayor población del país.

Juntos, los 5 estados y las 7 capitales estatales en donde triunfó la oposición constituyen el centro de la vida política, económica y cultural del país. Desde un punto de vista estrictamente político, la oposición ganó.

¿Entonces, quién ganó realmente?, le pregunté a Teodoro Petkoff, director del diario venezolano Tal Cual, y uno de los venezolanos que conozco que ha analizado el fenómeno chavista en los últimos años con mayor objetividad y cabeza fría.

Petkoff, un ex líder guerrillero, ex congresista y ministro de planeación en la década de 1990, me dijo que hay diversas razones para concluir que ganó la oposición.

''Chávez sufrió un revés político muy importante'', dijo Petkoff. ``Perdió en los principales centros de población. Y en los estados claves que ganó, como Bolívar, ganó porque se dividió la oposición''.

Pero aún más importante, si observamos las tendencias de voto en Venezuela en los últimos años, vemos que Chávez alcanzó su punto máximo en las elecciones presidenciales del 2006, en las que logró 7.3 millones de votos. El domingo, aunque el voto ''chavista'' obtuvo mejores resultados que en el referéndum de diciembre del 2007, sólo obtuvo 5.7 millones de votos.

''Este es un momento más de la desaceleración del presidente'', dijo Petkoff, señalando que el mandatario venezolano ha podido impedir una caída mayor gracias al reciente boom petrolero. ``Chávez sigue siendo la más importante figura política del país, pero la oposición está ganando terreno''.

Dos conocidos encuestadores Venezuela, Alfredo Keller y Oscar Schemel, me dijeron en entrevistas separadas desde Caracas que, efectivamente, las tendencias electorales muestran una gradual erosión de la popularidad de Chávez tras diez años en el poder.

Chávez ganó el 54 por ciento del voto en la elección presidencial de 1998, el 60 por ciento en la elección presidencial del 2000, el 59 por ciento en el referéndum revocatorio del 2004, el 60 por ciento en las elecciones estatales y municipales del 2004, el 63 por ciento en las elecciones presidenciales del 2006, el 49 por ciento en el referéndum constitucional del 2007 y el 52 por ciento en las elecciones del domingo.

''El momento más glorioso de Chávez fue la elección presidencial del 2006. La había prometido ganar con 10 millones de votos'', dijo Keller, de la empresa encuestadora Keller y Asociados. ``En cambio, sólo consiguió 7.3 millones de votos en el 2006 y desde entonces no ha logrado llegar a esa cifra''.

Schemel, de la empresa Hinterlaces, me dijo que existe un creciente descontento con el estilo confrontacional de Chávez, así como con la ineficacia y la corrupción de su gobierno. ''La etapa de revancha social está pasando'', dijo Schemel. ``Hay un cansancio con la confrontación''.

Mi opinión: A menos que se dispare de nuevo el precio del petróleo —algo muy improbable en el futuro próximo— Chávez seguirá perdiendo apoyo interno. La corrupción y los regalos gubernamentales —y no la ideología— son el lubricante que hace funcionar su maquinaria política.