09 de Dic de 2022

América

Arrancó la ‘era Obama’

WASHINGTON. En sus primeras 24 horas en el poder, el nuevo presidente de EEUU, Barack Obama, ya ha tomado sus primeras decisiones. Y m...

WASHINGTON. En sus primeras 24 horas en el poder, el nuevo presidente de EEUU, Barack Obama, ya ha tomado sus primeras decisiones. Y marcan una diferencia fundamental con su antecesor, George W. Bush, ya que van encaminadas al cierre de Guantánamo, que ya anunció hace tiempo. Obama ha ordenado la suspensión temporal, 120 días, de los procesos abiertos a los presos del penal mientras la nueva Administración “revisa” los procesos allí emprendidos.

El presidente ha ordenado a los fiscales de los tribunales especiales que pidan una suspensión de 120 días en todos los casos pendientes de juicio. Son 21 los que están en marcha en este momento en la base naval de Guantánamo, ubicada en Cuba. En cinco de los casos, los prisioneros, acusados de planear los atentados del 11-S, se enfrentan a la pena de muerte. En el escrito de petición de los fiscales se puede leer que reclaman la suspensión “en interés de la justicia”. Además, existe ya un borrador para ordenar el cierre de Guantánamo. Si lo firma tal como está, la prisión deberá “cerrarse tan pronto como sea factible y no más tarde de un año desde la fecha de esta orden”.

Por la base naval de Guantánamo han pasado más de 700 detenidos, aunque ahora quedan unos 250. Muchos han sido devueltos a sus países y ahora se especula con el futuro de los que quedan. Algunos países europeos se han ofrecido para hacerse cargo de los que no son “liberables” o no pueden ser devueltos porque en su país podría esperarles destinos trágicos.

CONGELA LOS SUELDOS

Por otro lado, Obama anunció un plan para dar mayor transparencia a su administración que incluye la congelación de los salarios de los altos funcionarios de la Casa Blanca para dar ejemplo a los ciudadanos ante la crisis económica que vive el país.

Se trata de una de las primeras decisiones adoptadas por Obama, que ha reunido a todos los empleados de la Casa Blanca para comunicarles el nuevo reglamento y saludarlos personalmente en su primer día de trabajo tras la histórica toma de posesión celebrada ayer en el Congreso. “Las familias estadounidenses se están apretando el cinturón y nosotros tenemos que hacer lo mismo”, aseguró Obama para justificar su decisión, que afectará sólo a los empleados que ganen más de 100.000 dólares. Además, el nuevo presidente explicó que los empleados gubernamentales no podrán ser contratados por ningún grupo de presión durante los primeros dos años y viceversa, y la Casa Blanca tampoco aceptará regalos de esos grupos, en un intento por restaurar la confianza de los ciudadanos.

ATACAR LA CRISIS ECONÓMICA

Igualmente, el presidente Obama va a atacar de inmediato el mayor problema que afronta al inicio de su mandato: la crisis económica que vive el país y que amenaza a millones de familias estadounidenses. Sus asesores económicos trabajan ya el paquete de estímulo de 825.000 millones de dólares. También está buscando propuestas para ayudar a la recuperación del vapuleado sistema financiero.