Temas Especiales

03 de Jun de 2020

América

A tres bandas

SANTIAGO DE CHILE. A pesar de la popularidad de Michelle Bachelet, todo indica que el opositor Sebastián Piñera ganará el domingo. La Co...

SANTIAGO DE CHILE. A pesar de la popularidad de Michelle Bachelet, todo indica que el opositor Sebastián Piñera ganará el domingo. La Concertación podría perder el poder tras 20 años.

Las presidenciales del domingo 13, con la carga histórica de ser las primeras tras la muerte de Augusto Pinochet, lucen prometedoras para la derecha chilena. Su candidato, Sebastián Piñera, lidera las encuestas, aunque todo apunta a que su ventaja no será suficiente para imponerse en primera vuelta.

Esta certeza porcentual tiene con los nervios crispados a la Concertación, la alianza gobernante, que por primera vez tras la vuelta de la democracia se presenta dividida con tres candidaturas: el ex presidente Eduardo Frei (1995-2000), el diputado socialista Marco Enríquez-Ominami, hijo del líder revolucionario Miguel Enríquez, asesinado por los servicios secretos de la dictadura de Pinochet en 1974, y, sin posibilidades reales, Jorge Arrate, socialista, ex ministro de Educación y embajador del gobierno de la presidenta Bachelet que se presenta en la lista del Partido Comunista.

Los tres candidatos han centrado su campaña más en criticar a su coalición de origen, afectada por los signos del desgaste tras 20 años de gobiernos consecutivos, que en un programa de gobierno que recoja los aciertos que hoy dan a la presidenta Bachelet un 79% de apoyo ciudadano, situación inédita en Chile.

Este cuadro ha llevado al gobierno a salir en ayuda de Frei, el candidato oficialista, quien ha reforzado su imagen apareciendo con la presidenta en busca de respaldo ciudadano. Pero no ha conseguido avanzar en las últimas encuestas y solo se ha quedado con las críticas de la derecha por la intervención electoral del gobierno.

Ante el desencanto y el temor a que la derecha llegue al poder, Jorge Arrate ha llamado a unir esfuerzos entre los candidatos y llegar a acuerdos para votar en segunda vuelta “contra Sebastián Piñera”, sin encontrar eco en la candidatura de Enríquez-Ominami, quien aspira a arrebatarle a Frei el lugar para competir con Piñera en segunda vuelta.

Cómo se negocien los apoyos definirá qué tan competitiva puede ser la izquierda en el eventual ballotage del 17 de enero, para el que Piñera sigue siendo favorito.

Para el sociólogo Roberto Merino, la verdadera medición que tendrá esta primera vuelta será “sobre si la Concertación seguirá siendo una coalición que interpreta los cambios que hoy vive la sociedad chilena, que aspira a mejor distribución del ingreso, mayor transparencia, solución a los problemas de las minorías sexuales o los mapuches, o si recibirá el voto castigo, aunque ese castigo puede ser una frustración mayor que la que existe”.

Conscientes de esos nuevos conflictos sociales, los candidatos han diseñado sus propuestas en torno a ofrecer solución a la discriminación de parejas gay , incluso Sebastián Piñera, representante de los sectores más conservadores de la sociedad que han desatado una tenaz oposición al uso de la píldora del día después argumentan su carácter abortivo. El magnate apareció en televisión con una pareja homosexual ofreciendo terminar con la discriminación que los afecta, situación que ha desatado molestia de la Iglesia Católica y los sectores que apoyan su candidatura.

Marco Enríquez-Ominami, el candidato que ha revolucionado la campaña, ha ido más lejos, al ofrecer legislar sobre el aborto y el matrimonio homosexual y reconocer haber fumado marihuana.

Del mismo modo, Frei se ha sumado a esta marea progresista, a pesar de ser un católico conservador, al reconocer que hay desigualdades graves que afectan a las parejas homosexuales y que su gobierno solucionaría.

Si bien la democracia chilena se encuentra robusta para cualquier cambio, estas serán las elecciones más reñidas desde la recuperación de la democracia en 1990, donde el vencedor ganará por una nariz, como lo asegura Eduardo Frei haciendo mofa de su fisonomía.