Temas Especiales

28 de Mar de 2020

América

Ejército en alerta ante ruptura

CARACAS. Las fuerzas armadas venezolanas advirtieron ayer a Colombia que están listas para repeler un eventual ataque, en un claro apoyo...

CARACAS. Las fuerzas armadas venezolanas advirtieron ayer a Colombia que están listas para repeler un eventual ataque, en un claro apoyo al presidente Hugo Chávez luego de que rompió los lazos bilaterales con su vecino por acusarlo de albergar a guerrilleros.

La temperatura de las relaciones entre los países andinos subió cuando Colombia denunció el jueves ante la Organización de Estados Americanos (OEA) que Caracas estaría protegiendo a 1.500 guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Casi de inmediato, Chávez rechazó las acusaciones, cortó las relaciones y puso en alerta a sus fuerzas armadas en la porosa frontera de 2.000 kilómetros que suele estar repleta de militares de ambas naciones.

‘Cuente el pueblo venezolano y el Gobierno colombiano con una respuesta contundente por parte la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (...) si fuerzas extranjeras intentasen de alguna manera violar el sagrado suelo’, dijo el ministro de Defensa, el general Carlos Mata, en un mensaje transmitido por televisión.

Chávez dio el jueves un ultimátum de 72 horas para que los diplomáticos colombianos salieran del país y cerraran la embajada.

‘Este es un atentado contra la patria que debe mover a los venezolanos’, declaró la fiscal general de Venezuela, Luisa Ortega Díaz, sobre la acusación.

Ortega afirmó que Venezuela ‘se defenderá’ si es acusada por Colombia ante la Corte Penal Internacional (CPI) por la presunta presencia en el país de jefes guerrilleros colombianos.

NO ESPERAN UN CONFLICTO

Pero especialistas no esperan que se llegue a un conflicto armado. Colombia, el mayor aliado de Washington en la región, aseguró el jueves que no planeaba enviar tropas a la frontera y autoridades venezolanas no reportaban el viernes un movimiento fuera de lo normal en el país petrolero miembro de OPEP.

Los principales cruces fronterizos estaban abiertos y las aduanas funcionaban con normalidad del lado venezolano. Los vuelos comerciales entre Caracas y Bogotá seguían despegando.

En Colombia la embajada venezolana estaba cerrada, pero el consulado funcionaba con normalidad.