Temas Especiales

06 de Apr de 2020

América

‘No’ al proyecto demócrata

EEUU. El presidente Barack Obama convocó a los líderes demócratas del Congreso a conversaciones de emergencia ayer, sábado, en el marco ...

EEUU. El presidente Barack Obama convocó a los líderes demócratas del Congreso a conversaciones de emergencia ayer, sábado, en el marco de la desesperada búsqueda de un acuerdo con los republicanos que evite a Estados Unidos caer en cese de pagos, lo que tendría consecuencias mundiales.

Con apenas tres días para redactar y aprobar un acuerdo con los republicanos, Obama convocó al líder demócrata en el Senado, Harry Reid, y a la líder demócrata en la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, a una reunión urgente en la Casa Blanca.

‘Hay una cantidad de formas de salir de este lío. Pero queda muy poco tiempo’, advirtió Obama en su mensaje semanal el sábado, mientras el Congreso mantenía una infrecuente y agitada sesión de fin de semana, previo al vencimiento del plazo, el próximo martes 2 de agosto.

La Cámara baja, dominada por los republicanos, rechazó ayer, sábado, un plan de los demócratas del Senado para elevar el techo de la deuda.

Los representantes rechazaron por 173 votos contra 246 el texto elaborado por Reid, luego de que el pasado viernes el Senado —donde dominan los demócratas— rechazara un texto republicano. El voto en la Cámara de Representantes ocurrió luego de un áspero debate.

La representante republicana aspirante a candidata presidencial Michele Bachmann acusó a Obama de no tener respeto por las negociaciones y de mantener ‘los niveles de gasto más insensatos jamás vistos en la historia del país’.

Mientras, Pelosi dijo que el presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner, ‘eligió pasarse al Lado Oscuro’, una referencia al personaje Darth Vader, villano de ‘La guerra de las galaxias’.

Pero Boehner y el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, se dijeron ‘confiados’ en que se logrará un acuerdo con la Casa Blanca antes del martes.

‘Pese a nuestras diferencias, creo que tratamos con gente razonable, responsable y que quiere poner fin a esta crisis’, dijo Boehner en conferencia de prensa.

Obama subrayó que caer en cese de pagos podría hacer que las agencias de calificación financiera rebajaran su nota a la deuda estadounidense, lo que aumentará los costos de interés y afectará la ya frágil recuperación económica.

La agencia de e valuación financiera Moody’s dijo el pasado viernes que le daba a Estados Unidos más de una chance sobre dos de conservar la nota ‘Aaa’ asociada a su deuda pública en caso de que siguiera el desacuerdo sobre el límite de la deuda.

POCO TIEMPO

‘Miren, los partidos no están tan lejos’ de alcanzar un ac uerdo, dijo Obama en su alocución semanal por radio e internet.

‘Estamos ante un duro acuerdo sobre cuánto gasto necesitamos cortar para reducir nuestro déficit’, señaló.

‘Estamos de acuerdo con un proceso para encarar una reforma fiscal y una reforma de la ayuda social. Hay muchas salidas para este problema. Pero hay muy poco tiempo’ para lograrlo, advirtió.

Si antes del 2 de agosto no se envía a la Casa Blanca un proyecto de ley para elevar el límite máximo de endeudamiento, la primera economía del mundo perderá su capacidad de endeudarse y correrá el riesgo de un catastrófico cese de pagos.

De no lograrse aumentar este límite legal de endeudamiento antes de ese plazo, el gobierno estadounidense agotará sus reservas de dinero y no podrá pagar sus cuentas, explican analistas.

‘Hay múltiples formas de resolver este problema. El Congreso debe encontrar puntos en común sobre un plan que logre conseguir el apoyo de ambos partidos en la Cámara. Y debe ser un plan que yo pueda firmar antes del martes’, la fecha límite para evitar el cese de pagos, subrayó Barack Obama.

La economía estadounidense alcanzó su techo legal de deuda de 14.3 billones de dólares (es decir casi el 100% del PIB) el 16 de mayo, y ha utilizado gastos y ajustes de contabilidad para continuar operando, pero sólo podrá hacerlo hasta el martes próximo.

OBAMA

Obama reaccionó el pasado viernes pidiendo al público que presione a los legisladores.

‘Si quieren ver un acuerdo bipartidista —una legislación que puede ser aprobada por ambas cámaras del Congreso y que yo puedo firmar— háganlo saber a sus representantes en el Congreso’, exhortó.

La líneas telefónicas del Congreso de inmediato se saturaron.

De hecho, durante todos los giros que ha dado el debate, Obama y los demócratas parecen haber ganado políticamente.

Las encuestas demuestran que el público piensa que los republicanos han sido menos razonables y que necesitan negociar en un momento en que se acerca la elección presidencial de 2012.

REPUBLICANOS

Muchos consideran, sin embargo, que Boehner y sus republicanos ya han ganado en la práctica, provocando un dialogo nacional alrededor de la deuda y obligando a Obama a enfocarse en recortes de gasto históricos y abandonar exigencias de nuevos impuestos.

‘Si estás gastando más dinero del que estás ganando necesitas gastar menos’, afirmó Boehner.

Ahora es cuestión de cómo terminará todo.

Boehner podría verse obligado a aceptar un acuerdo al que se oponen tantos miembros del tea party que su presidencia de la Cámara baja quedaría amenazada.

Mientras tanto, Obama se está aferrando a la última exigencia que le queda que se aumente el límite de la deuda hasta 2013.

Un acuerdo de último minuto para evitar una crisis podría ser una victoria amarga.

Obama podría convertirse en el presidente que perdió la clasificación crediticia triple A de EEUU, mientras Boehner terminaría como el líder de la Cámara baja que permitió que eso sucediera.