Temas Especiales

01 de Jun de 2020

América

Obama y Romney en la recta final

EEUU. Después de dos debates presidenciales, de poco más de tres meses de campaña electoral y de intercambiar bromas en una cena de cari...

EEUU. Después de dos debates presidenciales, de poco más de tres meses de campaña electoral y de intercambiar bromas en una cena de caridad en Nueva York, Barack Obama y Mitt Romney afinan la lucha para conquistar cuatro estados clave y se preparan para el tercer y último debate, el próximo lunes en Florida.

A 17 días de la votación, los equipos del republicano y el demócrata están enfocados en Florida y Virginia, lugares de peso fundamental. Son los llamados swing states, aquellos donde los votos electorales cambian en función de los candidatos o de las circunstancias: no tienen tradición de voto en ninguna de las vertientes políticas que existen en el país.

Casos distintos a los de, por ejemplo, California y Nueva York, que siempre votan a los demócratas, o Texas, que siempre prefiere a republicanos.

Por eso Obama el viernes aterrizó en Virginia para arengar a 9,000 personas en un acto. Allí inauguró una nueva broma contra su adversario republicano. Dijo que Romney sufre de ‘Romnesia’, ya que defendería en la última etapa de la campaña presidencial lo opuesto a sus convicciones pasadas: ‘Él decía que era el candidato ideal para el Tea Party (movimiento ultraconservador). Ahora olvida sus tomas de posición y quiere que ustedes también las olviden’, afirmó el presidente en el campus de la universidad de Fairfax.

Romney optó por un poco de sol, dirigiéndose a Boca Raton, donde pasará el día en un resort en la playa, con sus principales asesores y el senador Rob Portman, preparándose para el tercer debate.

La respuesta del candidato republicano a la invención de la ‘Romnesia’ se hizo esperar hasta un mitin nocturno que ofreció en Daytona Beach (Florida). ‘Han sido ataques intrascendentes y tontos juegos de palabras’, dijo Romney.

TERCER DEBATE

El tercer y último debate presidencial estará centrado en la política exterior, en el que temas como Irak y Siria sin duda alguna saldrán a relucir.

Al respecto, Obama dijo que ya estaba deseando confrontar al candidato republicano por la política con respecto a Irak. También como parte de su plan de reducir el déficit y terminar la misión en Afganistán, Obama piensa cortar el presupuesto de las Fuerzas Armadas por más de $800 billones.

Rechaza también posibles acciones militares en Siria e Irán por los altos costos militares involucrados y favorece diplomacia y sanciones como alternativas.

Interpretado como un signo de debilidad, Romney está determinado en seguir proyectando el poderío del país. Quiere simultáneamente retirarse de Afganistán en el 2014 y aumentar el presupuesto de las Fuerzas Armadas por $2 trillones hasta el 2022. Tampoco descartan acciones militares en Irán. Romney asegura, sin ofrecer mayores detalles, que el aumento no afectará el déficit.

LOS PRONÓSTICOS

A pesar de que la actuación de Obama en el segundo debate estabilizó a los partidarios demócratas, los resultados no fueron los esperados.

La encuesta nacional diaria de seguimiento Gallup le dan la ventaja al candidato republicano. Y según Gallup Obama cayó a siete puntos por debajo de Romney.

El exgobernador de Massachusetts encabezaba con un 52% las intenciones de voto frente a un 47% de Obama para las elecciones del 6 de noviembre.

Sin embargo, dos estados aún siguen dudosos, y que además son clave para las esperanzas de reelección de Obama.

Iowa, con un 51%, frente a un 43% de Romney; y en Wisconsin con un 51% frente a un 45%, el presidente aún se mantenía firme según la encuestadora Gallup. Si Obama cuenta con Iowa y Wisconsin y logra sumar a Ohio a la lista de sus estados seguros, garantizaría un segundo mandato.

HISPANOS EN LA MIRA

Otro punto de gran trascendencia es el voto latino. Es por eso que ambos candidatos están enfocando sus esfuerzos en lograr el voto de los más de 24 millones de hispanos hábiles para votar.

A pesar de prometer una reforma integral de la política migratoria en el 2007, Obama fracasó en su intento.

Pero a diferencia de Romney, la contienda demócrata apoya el desarrollo de una política para regular el estatus legal de indocumentados bajo el proyecto de ley conocido DREAM Act.

Durante las primarias republicanas Romney abogó por la construcción del muro entre la frontera de México y EEUU para frenar la inmigración ilegal.

Sin embargo, Romney dio vuelta atrás y declaró en un mitin con hispanos en el mes de junio que ‘impulsará reformas migratorias y programas para otorgar visas a hispanos con estudios universitarios’.