Temas Especiales

25 de Jan de 2021

América

Cruzada contra el hambre

MÉXICO. En México cerca de 7.4 millones de personas sufren por falta de alimentos, en tal situación el presidente de México, Enrique Peñ...

MÉXICO. En México cerca de 7.4 millones de personas sufren por falta de alimentos, en tal situación el presidente de México, Enrique Peña Nieto, lanzó una cruzada nacional que pretende hacer frente a este problema. El anuncio fue hecho en Las Margaritas, Chiapas, un bastión de la guerrilla zapatista en el sureste del país, ¿coincidencia? Lo cierto es que Peña Nieto ya dio fecha, su programa que se extenderá hasta el 2018 piensa acabar con la inseguridad alimentaria que padecen varios mexicanos.

‘Hay que reconocer que México, en pleno siglo XXI, lamentablemente tiene entre su población a millones de personas que padecen de la falta de alimentos necesarios’, dijo Peña Nieto al anunciar el programa.

De acuerdo al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), 7.4 millones de personas que enfrentan inseguridad alimentaria en 400 municipios rurales y urbanos de los poco más 2,500 que hay en el país. Además 52 millones de mexicanos, sobre una población total de 112 millones, padecen algún grado de pobreza y de ellos 10.7 millones viven en pobreza extrema.

El programa de combate al hambre se inspira del que impulsó durante su mandato el expresidente de Brasil Luiz Inacio ‘Lula’ da Silva.

En la última década, especialmente bajo el gobierno de Lula da Silva (2003-2010), Brasil impulsó políticas de valorización del salario mínimo, transferencia de renta a los más pobres y crecimiento económico que ayudaron a la reducción de la desigualdad. Según datos oficiales, 28 millones de brasileños dejaron entonces de ser pobres y pasaron a engrosar una clase media que ya supera la mitad de la población de 190 millones de habitantes.

El lanzamiento de la cruzada contra el hambre en México fue recibido con críticas por parte de Andrés Manuel López Obrador, ex candidato a la presidencia y dirigente de un movimiento que busca convertirse en un nuevo partido político.

El plan presidencial es un plan ‘asistencialista destinado a no permitir los derechos sociales de los más pobres’, dijo Obrador el domingo en Ocosingo, otro municipio con presencia zapatista.