Temas Especiales

05 de Mar de 2021

América

Costa Rica y Nicaragua se disputan una pequeña isla

COSTA RICA. Costa Rica y Nicaragua se enfrentarán de nuevo esta semana en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, que decid...

COSTA RICA. Costa Rica y Nicaragua se enfrentarán de nuevo esta semana en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya, que decidirá sobre medidas cautelares en una isla fronteriza de 3 km², pequeña pero epicentro de las sísmicas relaciones entre ambos países centroamericanos.

La CIJ convocó las audiencias públicas desde hoy lunes hasta el jueves, tras acoger la petición que presentó San José el 24 de septiembre para que amplíe las medidas provisionales que dictó el 8 de marzo de 2011 en el litigio que dirime desde 2010.

Costa Rica sostiene que, aunque La Haya ordenó a los dos países mantenerse fuera del área e impedir el ingreso de civiles o militares, Nicaragua alienta la entrada de activistas que le son afines y que envió maquinaria a abrir dos canales artificiales, causando grave daño ambiental en la zona, un humedal protegido. ‘Estoy segura de que nosotros vamos fuertes y llevamos la razón y, obviamente, (esperamos) que Nicaragua recapacite, que pueda echar para atrás de la presencia que ha mantenido ahí’, declaró la presidenta costarricense Laura Chinchilla. Nicaragua rechaza haber violado la orden de la CIJ y acusa a Costa Rica de orquestar una campaña en su contra.

El presidente Daniel Ortega propuso a Chinchilla nombrar delegados que ‘garanticen que no haya presencia de ningún tipo ni ejecución de obras en esa zona’. Pero eso quedó en nada.

DISPUTA

El territorio en disputa es una isla fluvial en el extremo este del fronterizo río San Juan, llamada Isla Portillos por Costa Rica y Harbour Head por Nicaragua, un área declarada de interés mundial por la Convención Ramsar, de protección de humedales. Costa Rica, que prepara para la audiencia fotos e imágenes de satélite, afirma que con la excavación de canales Nicaragua busca modificar la desembocadura del río, para apropiarse de territorio costarricense. ‘A Costa Rica no le ha quedado otra opción que volver a acudir a la Corte, a fin de detener, tan pronto como sea posible, esas acciones (...) nuevas y graves’, sostuvo el canciller costarricense Enrique Castillo. El vicepresidente nicaragüense, Omar Halleslevens, dijo recientemente por su parte que ‘Nicaragua estaría en toda la disposición’ de cumplir lo que decida la CIJ, pero dijo tener la certeza de que ‘va a ratificar lo que ya había dicho’. El experto en derecho internacional nicaragüense Manuel Madriz dijo que las fotos corresponden a una isla en territorio de Nicaragua donde hay ‘varios caños y un delta arenoso’, por lo que no cree ‘que la Corte tome una medida más’.

El analista costarricense Francisco Barahona, de la Universidad de Costa Rica (UCR) y ex rector de la Universidad para la Paz, opinó que ‘la Corte podría insistir en el respeto de las medidas de 2011’, aseguró.

RETÓRICA INCENDIARIA

Las tensiones estallaron en octubre de 2010, cuando Costa Rica, que abolió el ejército hace 64 años, acusó a Nicaragua de invadir la pequeña isla. Managua lo niega y sostiene que ese territorio históricamente le pertenece.

Un año después y argumentando severos daños ambientales en el San Juan, Nicaragua acusó a Costa Rica ante la CIJ por la construcción de un camino paralelo al río, de soberanía nicaragüense y en la que los costarricenses tienen derechos de navegación según tratados bilaterales. La disputa subió de tono en agosto, cuando Ortega amenazó con reclamar ante la CIJ la limítrofe provincia de Guanacaste, que ocupa el 20% del territorio costarricense, al que se adhirió hace 190 años y que Nicaragua afirma le fue arrebatada. El jurista nicaragüense Roger Guevara cree que los dos gobiernos necesitan para sus intereses políticos la ‘sobrerreacción’ del otro. Pese a los persistentes roces, una ruptura de relaciones no está planteada. Ambos países tienen una intensa actividad comercial, pero principalmente social: uno de cada cinco habitantes de Costa Rica es inmigrante nicaragüense, hijo de inmigrantes o de familias mixta.