Temas Especiales

05 de Mar de 2021

América

Alegría peruana, lamento chileno

LA HAYA. Ante el fallo de la corte superior de las Naciones Unidas, el presidente de Perú, Ollanta Humala, se declaró complacido porque ...

LA HAYA. Ante el fallo de la corte superior de las Naciones Unidas, el presidente de Perú, Ollanta Humala, se declaró complacido porque reconoció la validez de la posición peruana de ‘que no existe un tratado de límite marítimo con Chile hasta la milla 200’.

‘En consecuencia, ha establecido un límite que reconoce un espacio que de forma preliminar se puede calcular en alrededor de 50,000 kilómetros cuadrados’, indicó. ‘Se adoptarán de inmediato las acciones y medidas que se requieran para su pronta implementación’, afirmó el mandatario.

MALESTAR CHILENO

Farid Kahhat, profesor de relaciones internacionales de la Universidad Católica de Perú, dijo que Perú obtuvo más de la mitad del espacio marítimo que reclamaba. Sin embargo, David Patiño, líder peruano de los pescadores de Tacna, se mostró disgustado con el veredicto. ‘No hemos ganado nada, seguimos igual que en el pasado, con pocas millas de costa’, declaró.

Por su parte, el presidente Sebastián Piñera, de Chile, no se mostró tan complacido, pero dijo que la sentencia favorece a los pescadores artesanales. Calificó la cesión de mar que deberá hacer a Perú como ‘lamentable’.

El abogado de Chile en la corte de La Haya, Alberto van Klaveren, dijo que la Corte ha reafirmado la vigencia del paralelo limítrofe que pasa por el hito número uno como la frontera marítima de Arica. ‘Para todo efecto, esto es suelo, subsuelo y columna de agua; ha trazado, así mismo, una línea de frontera entre los espacios marítimos de ambos países que les corresponden, según el derecho del mar’, señaló.

Chile ‘tiene derecho a ejercer las libertades de navegación y de sobrevuelo sobre la zona económica exclusiva peruana como lo garantiza el derecho internacional’, manifestó el abogado.

ZONA EN DISPUTA

El lugar abarcaba 38,000 kilómetros cuadrados (14,670 millas) de océano en una zona que se extiende hasta el límite de la plataforma continental de cada país. Incluye una de las zonas pesqueras más ricas del mundo, con una pesca anual evaluada en 200 millones de dólares, según la industria pesquera peruana. La mayor parte de la explotación marítima es la de una especie de anchoa utilizada para fabricar harina de pescado, que sirve de alimento de otras especies y para producir fertilizantes. Perú y Chile son los dos principales exportadores del mundo de harina de pescado.

Con la disputa, los peruanos habían visto cómo viejos rencores se habían reavivado porque Perú perdió, en una guerra contra Chile que data de finales del siglo XIX, las provincias de Arica e Iquique y Bolivia perdió Antofagasta. A Perú, la guerra los dejó sin la extensión de mar que hoy reclaman mientras que a Bolivia la dejó sin su salida al mar.

Por su parte, el vicepresidente boliviano Álvaro García Linera dijo que el gobierno de Bolivia está analizando la sentencia. ‘El fallo sienta precedentes muy importantes. Les pido paciencia para que demos un buen análisis y hoy daremos el comunicado oficial. Haremos un estudio delicado’, señaló. ‘Un equipo de cancillería ha hecho el seguimiento, igual que el Presidente y los ministros’, agregó García. ‘Los equipos técnicos, jurídicos, históricos se están reuniendo y estamos intercambiando con el presidente Evo Morales desde Cuba para que hoy se emita una declaración oficial’, concluyó.

BUENA COEXISTENCIA

La zona fronteriza, no obstante, ha sido durante muchos años un modelo de coexistencia. Cientos de miles de ciudadanos de ambos países viajan libremente entre Arica, Chile, y Tacna, en Perú, al año. Estas ciudades dependen de la pesca y una de la otra.

Los chilenos acuden a los hospitales y clínicas de Tacna, donde la atención médica es más barata y para comprar mercancías por la misma razón. Los peruanos trabajan en la construcción y otros oficios en Chile. ‘Unas 5,000 personas cruzan la frontera en ambos sentidos a diario’, según el alcalde de Arica, Salvador Urrutia. En ocasiones especiales, como los fines de semana, se triplican, y se sextuplican cuando se juntan varios días feriados consecutivos.

La demarcación trazada por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) pone fin a décadas de discusiones sobre cómo dividir una de las zonas marítimas más ricas del mundo, que está ubicada en las costas de estos dos países vecinos.