Temas Especiales

04 de Dec de 2020

América

UE y CELAC confluyen

Mientras algunos prominentes miembros de la Unión Europea, como Holanda, prácticamente han dicho que es suficiente tanta estupidez contr...

Mientras algunos prominentes miembros de la Unión Europea, como Holanda, prácticamente han dicho que es suficiente tanta estupidez contra el noble pueblo cubano y reanudan normales relaciones con la Isla, la Comunidad de países Latinoamericanos y Caribeños –CELAC—, conformada por 33 países, acaba de culminar exitosamente su reunión en La Habana, Cuba, dando un espaldarazo a este solidario país americano, víctima de un criminal bloqueo por 50 años, violando innumerables Resoluciones de Asambleas Generales de la ONU y los más elementales derechos humanos. Al término de la convocatoria, Costa Rica acaba de asumir una gran responsabilidad al quedar al frente del organismo internacional hasta enero/2015, cuando asumirá Ecuador. Frente a la actual presidencia del organismo, es esperado el advenimiento de un nuevo presidente de esta república centroamericana y un nuevo gobierno con grandes posibilidades de que cese el continuismo característico en la alternancia del poder por solo dos partidos tradicionales, que suelen ser lo mismo, en varios países indoamericanos y, aun, en los propios EEUU.

En El Salvador también toma fuerza el triunfo del candidato del FMLN, lo que contrasta con el golpe a Zelaya en Honduras y las cuestionadas elecciones recién celebradas que mantienen a la derecha en este país lleno de miseria. Centroamérica continúa independizándose del lastre banana. En La Habana se tomó como un desacierto que Panamá fuera representada por un opaco ministro, en un evento trascendental –CELAC— que congregaba prestigiosos presidentes de países de Sur, Centro América, el Caribe y del Secretario General de la ONU.

Allí fue notoria la presencia de las presidentas de Brasil, Argentina y Chile (electa), figuras sobresalientes, todas con grandes retos, como los de Bachelet, frente a una nueva Constitución y una verdadera reforma en materia de educación, temas reclamados por su pueblo en las calles y que recibió como respuesta represión por parte del gobierno derechista del señor Piñera, que incrementó las desigualdades y su multimillonaria fortuna personal. En muchos aspectos coincido con Noam Chomsky sobre la agenda política de su país y de la UE que es dictada por los intereses financieros y bancarios y que los partidos tradicionales de ambos, son lo mismo y sirven para los mismos. Igual sobre neoliberalismo y globalización, que demuestran ser patrañas contra la humanidad. Es imprescindible que los países emergentes continúen fortaleciendo una integración con solidaridad como CELAC y UNASUR —que sirve de ejemplo a la UE— forjadas por hombres y mujeres visionarios y comprometidos con sus pueblos. Sus pensamientos y acciones los harán inmortales a pesar del vilipendio al que sirven intereses y algunos testaferros de la pluma y la palabra.

MUNDO EN MARCHA