07 de Dic de 2022

América

Tornados dejan un país en alerta y 30 muertos

El mayor número de muertos se concentró en Arkansas y Misisipi, los dos estados más azotados por el temporal

Tornados dejan un país en alerta y 30 muertos
Un padre llora desconsolado en el lugar donde la casa de su hijo, quien murió, quedó destrozada.

Un sistema de tornados que en más de dos días ha causado ya casi una treintena de muertos y ha arrasado localidades en seis estados, mantuvo ayer en alerta a la población en un tercio del territorio de Estados Unidos.

En Arkansas, donde se declaró el estado de emergencia en tres condados debido a la gravedad de la devastación ocasionada por los tornados, murieron al menos quince personas, y en Misisipi las autoridades confirmaron otras ocho víctimas mortales. Además, otras dos personas murieron en el Condado Lincoln, en Tennessee, cerca del límite con Alabama.

Las autoridades locales dieron cuenta también de que en las últimas horas otras dos personas resultaron muertas en un barrio de casas portátiles del oeste de la población de Athens, en Alabama, y una más falleció en Tuscaloosa, en el mismo estado.

Entretanto, los equipos de rescate prosiguen sus labores de búsqueda entre los escombros de las edificaciones destruidas por los tornados, ya que no se ha dado una cifra de posibles desaparecidos.

El gobernador de Misisipi, Phil Bryant, dijo a la prensa que los tornados causaron ‘daños graves’ en la localidad de Louisville, unos 140 kilómetros al nordeste de Jackson, donde entre los edificios destruidos se cuenta el Centro Médico Winston.

La Junta de Servicios Públicos de Knoxville (Tennessee), informó que todavía unos 300 suscriptores estaban sin suministro eléctrico, pero esto es una mejora en relación con los 2.600 que quedaron sin energía tras un tornado.

El Servicio Meteorológico Nacional advirtió que ahora se esperan tormentas fuertes sobre la región central en la costa del golfo de México y el sudeste del país, especialmente en los estados de Alabama y Misisipi, donde pueden registrarse nuevos tornados, así como fuertes granizadas.