Temas Especiales

26 de Jan de 2021

América

Santos y Zuluaga se perfilan para enfrentarse en el balotaje

La inminente segunda vuelta es de pronóstico reservado. Las alianzas políticas tras la primera ronda determinarán el ganador entre el actual Presidente y el candidato uribista

Queda una semana para que los 31 millones de colombianos habilitados para sufragar elijan a quien ocupará el Palacio de Nariño en unos comicios particulares: De los cinco candidatos las encuestas indican una considerable ventaja de dos de ellos, el actual presidente, Juan Manuel Santos, y Oscar Iván Zuluaga.

CANDIDATO SIN NOMBRE

Las propuestas de los candidatos no logran convencer a todo el electorado. El voto en blanco es una expresión que, si bien puede compararse con la abstención en otros países, en el sistema político neogranadino tiene sus consecuencias vinculantes.

Esta opción, que, aunque dista de predominar en el electorado, se mantiene presente con un 12%. Incluso a mediados de febrero llegó a tener un mejor porcentaje que el propio presidente Santos.

María del Carmen Jiménez, asesora política huilense, manifiesta que ‘el voto en blanco es una muestra de inconformidad y tiene efectos políticos’. Jiménez, quien además es magister en educación y desarrollo y ha participado activamente en la política de su departamento natal Huila, explica que de sumar más del 50% de los votos en blanco, tendrían que repetirse las elecciones, pero los actuales candidatos ‘no podrían presentarse para la nueva contienda’, según lo establece el artículo 258 de la Constitución Política de Colombia.

En la opinión del analista político Orlando Goncalves, la figura del voto en blanco es completamente desfavorable para el sistema de partidos políticos en Colombia.

Goncalves, que en su condición de sociólogo ha seguido muy de cerca los eventos electorales en distintos países latinoamericanos, manifiesta que el voto en blanco puede estar cercano al 12% para la primera vuelta, con tendencia a ser mayor de producirse el balotaje. Es una ‘alerta sumamente importante que los políticos y los partidos deben tomar en consideración porque es una manera de protestar de los ciudadanos. El analista sostiene que el voto en blanco debilita el sistema democrático y el sistema de partidos.

Un estudio publicado ayer por la cadena RCN Televisión coincide con lo planteado por el analista, al afirmar que en la primera vuelta el voto en blanco capitalizaría el 12% de la preferencia en la primera vuelta y un 20% para la segunda vuelta.

POLARIZACIÓN PRESENTE

El sondeo que publicó ayer RCN Televisión marca una evidente ventaja de Santos y Zuluaga frente al resto de los candidatos. La cadena televisiva refleja que Zuluaga está punteando las encuestas con un 29.5% frente a un 28.5% de Santos. Clara López se ubica en el tercer lugar con un 10.1%, Marta Lucía Ramírez con el 9.7% y Enrique Peñaloza con 9.4%

Para Goncalves, la polarización está fundamentada en la fuerza de las campañas que han desarrollado el candidato presidente y el abanderado del partido Centro Democrático. ‘Los dos candidatos que tienen más recursos son los que más campaña están haciendo, y eso se refleja en las encuestas’.

Durante meses, el presidente Santos fue el favorito de las encuestas. Pero los números que presentan los últimos sondeos indican un descenso, mientras que Zuluaga cobra fuerza.

El analista explica que Santos alzó la bandera de los diálogos de paz como propuesta de campaña, pero los resultados no se han producido con la velocidad que el Presidente ha querido y eso ha decepcionado a una parte importante de la sociedad colombiana. Por otro lado, Zuluaga tuvo hasta hace poco tiempo una campaña eclipsada por el ‘hiperliderazgo del expresidente Uribe’. Esa campaña ‘tomó un giro hace un par de meses atrás, se bajó el perfil de Uribe y se subió el perfil de Oscar Iván. Eso le ha dado resultados y por eso ha subido en las encuestas’.

Por su parte, María del Carmen Jiménez considera que la ventaja que han logrado tanto Santos como Zuluaga se debe a que los otros candidatos ‘no han sabido aprovechar esa coyuntura de la pelea interna que hay entre el uribismo y el santismo’.

Posada justifica el proceso de paz como centro de la campaña. Tener ‘este telón de fondo, donde el expresidente Uribe ha atacado, criticado y dicho que este proceso de paz no es lo más conveniente’, frente a los argumentos de Santos que busca ‘hacer una paz borrando un poco el pasado, que se debe pactar’ con la guerrilla, ha acaparado la atención de los electores.