19 de Ago de 2022

América

El desamparo de los derechos humanos frente a la seguridad

Human Rights Watch denuncia  que los gobiernos olvidan los derechos humanos para ocuparse de adversidades en materia de seguridad

Los gobiernos comenten el grave error al ignorar los derechos humanos para ‘ocuparse de desafíos grandes en materia de seguridad’, denunció ayer Human Rights Watch (HRW) en su informe mundial anual presentado en Beirut, y al que tuvo acceso La Estrella de Panamá .

En la presentación de este documento, de 656 páginas, el director ejecutivo de HRW, Kenneth Roth, señaló que dicha ‘tendencia está agravando más que resolver los problemas de seguridad’.

La organización destaca que la aparición de los yihadistas del Estado Islámico (EI), que proclamó un califato en Irak y Siria, es uno de los desafíos globales que han causado esta ‘subordinación de los derechos humanos’.

Sin embargo, el EI ‘no surgió de la nada’. Para Roth, el problema de seguridad que dejó la invasión estadounidense en Irak, las políticas sectarias abusivas de los Ejecutivos sirio e iraquí, y la indiferencia internacional son algunos factores que han nutrido la aparición del grupo extremista.

En Irak, el premier Haider Al-Abadi se comprometió a posibilitar una forma de gobierno más inclusiva, pero las autoridades todavía dependen de las milicias chiitas, cuyas matanzas contra los suníes son constantes. En Siria, las fuerzas del presidente Bashar Al Assad atentan contra la población civil de ‘manera deliberada y con saña’.

Al respecto, según Roth, ‘el Consejo de Seguridad de la ONU se ha mantenido al margen porque Rusia y China, miembros permanentes, aplican su poder de veto para frenar los esfuerzos concertados que detengan esta matanza’.

Un panorama similar también se da en Nigeria, otro país inmerso en una oleada de violencia por parte de los islamistas de Boko Haram, que buscan instaurar un estado islámico mediante atentados atroces y secuestros casi a diario. Desde que iniciaron su insurgencia en 2009, más de 3,000 personas murieron en el país africano.

Para la organización de derechos humanos, las fuerzas de seguridad nigerianas han respondido de manera ‘abusiva’ a través de redadas contra cientos de hombres y niños sospechosos de apoyar a Boko Haram, de quienes ha abusado e incluso matado.

HRW repasó casos similares en Kenia, Egipto y China donde los derechos humanos se vuelven inexistentes frente a las amenazas terroristas.

‘Algunos gobiernos cometen la equivocación de considerar que los derechos humanos son un lujo que solamente puede permitirse en épocas menos conflictivas, en vez de un parámetro de referencia esencial para la acción política’, indicó Roth.

‘LA TORTURA COMO OPCIÓN POLÍTICA’

Los Estados Unidos son otro ejemplo donde los desafíos en materia de seguridad aplastan a los derechos humanos. HRW hizo alusión al informe sobre las torturas de la CIA, que publicó una comisión del Senado el año pasado.

Barack Obama afirmó que las torturas de la CIA no comulgan con la política estadounidense, sin embargo, el mandatario se ha negado a investigarlas y juzgarlas. Por lo tanto, ‘esta acción incrementa la probabilidad de que futuros presidentes consideren que la tortura es una opción política, en vez de un delito’, aseveró esta organización, y agregó que dicha pasividad pone en entredicho ‘la capacidad del gobierno de EEUU de ejercer presión sobre otros países para que juzguen a quienes cometen torturas’.

La ONG señaló que la respuesta a las adversidades de seguridad exige no sólo ‘contener a ciertos individuos peligroso’, sino también una reconstrucción de la ‘estructura moral’ que sustenta ‘el ordenamiento social y político’.