Temas Especiales

24 de Oct de 2020

América

Canadá, miembro de la OEA desde 1990

Hoy, es, después de Estados Unidos, el segundo contribuyente en términos financieros

Canadá fue uno de los últimos países del continente americano en unirse a la OEA. Lo hizo en 1990, tras 18 años como observador, en lo que el primer ministro Brian Mulroney calificó como una ‘decisión difícil y no universalmente aplaudida’. Hoy, es, después de Estados Unidos, el segundo contribuyente en términos financieros. Su unión a la OEA ha fortalecido sus relaciones con el continente, sin embargo, su cultura mayormente anglófona y su condición de una de las diez mayores potencias económicas e industrializadas, sitúan a Canadá más cerca del G-8, del G-20, la OCDE, la OTAN y el Commonwealth of Nations, a los que también pertenece. Como parte del sistema interamericano, Canadá ha intentado presentarse como una opción media entre Washington y el Alba de Venezuela. Su propuesta es la de un modelo económico basado en el libre mercado y la búsqueda de tratados bilaterales. Su concepción de democracia implica un sistema político responsable, libertad de expresión y desarrollo de la sociedad civil, así como de respeto por la ley y los derechos humanos.