07 de Dic de 2021

América

Seguridad y defensa en América Latina

Los norteamericanos concluyeron el programa hace una década, pero no se han ido de Colombia, donde tienen siete bases militares

Mientras Colombia sea un foco de tensión armado se afecta la política de seguridad y defensa en América Latina. Aunque el destino de la seguridad mundial no se decidirá en la región, puesto que no es necesario y ni siquiera prioritario.

No obstante, para la primera potencia militar del planeta, Estados Unidos, ciertas zonas geopolíticas sí poseen una importancia en asuntos de seguridad económica (petróleo y gas), además de los corredores marítimos en el Caribe y la vía interoceánica del Canal de Panamá.

EE.UU. está presente militarmente en Colombia desde finales del siglo pasado, y en el marco del Plan Colombia invirtió $2 mil millones en ayuda militar con la finalidad de combatir la guerrilla y el tráfico de drogas. Ambos objetivos resultaron en un rotundo fracaso, pese a las millonarias sumas de dinero en armas y logística que fueron dirigidas, principalmente, al Ejército de Colombia. Los norteamericanos concluyeron el programa hace una década, pero no se han ido de Colombia, donde tienen siete bases militares. Pero Colombia sigue siendo el primer productor mundial de cocaína y la guerrilla sigue activa y asestando duros golpes a la fuerzas militares y mantienen amplias zonas geográficas territoriales bajo su control.

El presidente Juan Manuel Santos, quien fue ministro de Defensa durante el gobierno de Álvaro Uribe, ante la coyuntura actual del escalonamiento de las confrontaciones entre el Ejército y la guerrilla está empeñado en mantener a flote las negociaciones por la paz, pese a los signos evidentes de hallarse en punto muerto. Además, han crecido los focos de tensión internos y externos en Colombia que van lentamente presionando en la región.

Se agudizan los conflictos limítrofes con Venezuela, un país que EE.UU. presiona por acabar con el populismo chavista y, en esa estrategia, Colombia se transforma en un interés estratégico de importancia. Washington podría intentar mayores presiones sobre el gobierno de Nicolás Maduro, no solo a través de Colombia, sino también resucitando viejos reclamos limítrofes entre Guyana y Venezuela. Argentina y Brasil no pueden asumir ningún rol por sus debilidades internas que los neutralizan. Pero el Ejército de Chile es un reino aparte y bastante imprevisible en materia de reclamos limítrofes con Perú o Bolivia.