Panamá,25º

21 de Jan de 2020

América

Acusado incrimina a Pérez Molina en millonaria trama corrupción

El juzgado dio inicio este lunes a la denominada 'etapa intermedia' del caso, un escándalo por el que el pasado 3 de septiembre Pérez Molina

Acusado incrimina a Pérez Molina en millonaria trama corrupción
Expresidente de Guatemala Otto Pérez Molina .

El empresario Salvador Estuardo González, uno de los 24 acusados de pertenecer a la red de corrupción aduanera bautizada como "La Línea" en Guatemala, detalló hoy la participación del expresidente Otto Pérez Molina en la millonaria trama.

"El 50 por ciento de los sobornos iban para Otto Pérez Molina y para la exvicepresidenta Roxana Baldetti", aseguró hoy González frente al Juzgado de Mayor Riesgo B, en una audiencia para determinar si los 24 señalados van o no a juicio.

El empresario, quien presuntamente ocupaba un cargo medio dentro de "La Línea", relató ante el juez Miguel Ángel Gálvez cómo conoció a Baldetti y Pérez Molina cuando ya estaban en el poder, y se convirtió en su operador dentro del ente recaudador de impuestos, la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT).

"El pago que hacían los importadores (que utilizaban "La Línea") no ingresaba al Estado. Ese cobro se entregaba al presidente y a la vicepresidenta", confesó González, quien detalló que en los papeles donde documentó los pagos identificó a Pérez Molina y a Baldetti con otros nombres.

"Fui yo quien identificó como 1 y 2 al presidente y la vicepresidenta para efectos de distribución del dinero", añadió González, alias "Eco", quien le explicó a Gálvez la organización completa de "La Línea", incluida su implicación en la trama.

De acuerdo con la versión del acusado, la mitad de las ganancias en el fraude aduanero iban a Pérez Molina y a Baldetti, y dentro de ese mismo monto se repartían alrededor del 10 por ciento para él mismo y para Juan Carlos Monzón Rojas, secretario privado de Baldetti quien está prófugo desde el pasado 16 de abril.

González subrayó que el dinero para la pareja presidencial era entregado a Monzón Rojas, pero recalcó que se reunió con Pérez Molina en más de una ocasión para "asesorarlo" con el trabajo en la SAT, incluso en Casa Presidencial. "No me estoy defendiendo.

Estoy contando los hechos tal y como los viví", advirtió González, quien recordó que "no entré (a esto) para hacer las cosas que terminé haciendo". "Pasé del remordimiento al arrepentimiento después de ser capturado.

Ha sido una experiencia destructiva y constructiva", resalto al final de su declaración, en la que también pidió perdón a su familia por las consecuencias de lo sucedido.

El empresario también recordó haberle entregado 50.000 quetzales (6.500 dólares) en efectivo a la exintendente de Aduanas, Claudia Méndez Ascencio, como parte de su tajada en la trama, pese a que la exfuncionaria aseguró la semana pasada entre lágrimas su inocencia en el escándalo, antes de ser enviada a prisión preventiva.

El juzgado dio inicio este lunes a la denominada "etapa intermedia" del caso, un escándalo por el que el pasado 3 de septiembre Pérez Molina salió del cargo luego de que el Congreso aceptó su renuncia, presentada en la víspera.

La audiencia de este lunes incluía la presentación de los medios de prueba contra los imputados por parte del Ministerio Público (MP-Fiscalía) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (Cicig), un ente de la ONU fundado en 2007 en el país centroamericano.

Sin embargo, el juez Gálvez reprogramó la sesión judicial para mañana a las 09:00 hora local (15:00 GMT), tras escuchar durante casi todo el lunes el testimonio de González. La audiencia de apertura a juicio se celebró en el nivel 14 de la Torre de Tribunales del Organismo Judicial guatemalteco.

Las autoridades acusan a los 24 sindicados, dentro de los cuales hay funcionarios y particulares, de defraudar al Estado de mayo de 2014 a abril de 2015 por al menos 28 millones de quetzales (unos 3,6 millones de dólares).

Pérez Molina y Baldetti, ambos en prisión preventiva, deberán esperar hasta diciembre próximo sus audiencias por separado en las que Gálvez deberá resolver si van o no a un juicio oral y público.

El exbinomio presidencial está acusado de los delitos de asociación ilícita, cohecho pasivo y caso especial de defraudación aduanera por el MP, señalados como los supuestos líderes de la trama de corrupción.

Baldetti, quien renunció a la Vicepresidencia el 8 de mayo pasado, fue capturada el 21 de agosto y actualmente se encuentra internada en el Centro Médico Militar por quebrantos de salud. Mientras que Pérez Molina se encuentra en prisión preventiva en la cárcel del cuartel militar Matamoros, en la capital.