La Estrella de Panamá
Panamá,25º

14 de Oct de 2019

América

ONU alerta sobre grupos armados en Colombia tras paz con la FARC

El organismo resaltó los avances en las negociaciones en Cuba entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC

El presidente Juan Manuel Santos en declaraciones en septiembre de 2015, sobre acuerdo de paz

La violencia de diferentes grupos armados tras una eventual firma de la paz con la guerrilla FARC es un desafío para Colombia, alertó ayer la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos.

Al presentar su informe anual sobre la situación humanitaria en el país sudamericano, sumido en un conflicto de medio siglo, el organismo resaltó los avances en las negociaciones en Cuba entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas), pero advirtió sobre el riesgo de que organizaciones ilegales ocupen los espacios de esa guerrilla.

‘Es posible prever que el fin de las hostilidades y la desmovilización de la guerrilla podría generar vacíos de poder y disputas por controlar las rentas ilícitas (ganancias derivadas del narcotráfico, extorsión, trata de personas, prostitución, minería, captura de recursos estatales, entre otras)', indicó el reporte.

Añadió además que las personas que participen en la implementación de los acuerdos de paz y los propios desmovilizados ‘podrían ser vulnerables' a las agresiones de estas organizaciones, que ya actúan en el país.

‘Diversos intereses locales y grupos que se oponen a los cambios que promueve el proceso de paz ya están empleando la violencia y la intimidación para proteger sus intereses, sin una respuesta estatal suficientemente efectiva', señaló el texto.

La ONU también instó a las autoridades a tomar medidas de protección de documentos y archivos en entidades estatales y no estatales para evitar su destrucción o pérdida, lo que ‘impediría la efectividad de los mecanismos de verdad, justicia, reparación y no repetición'. Y pidió al presidente Juan Manuel Santos y al ELN avanzar en las ‘conversaciones formales' de paz.