La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

América

Gobierno de Rousseff se tambalea tras perder aliado

Con la salida del Partido Movimiento Democrático Brasileño de la coalición oficialista, la mandataria pierde a la agrupación con mayor bancada en el Congreso

Siete de los 31 ministros de Brasil pertenecen al PMDB.

El gobierno de la presidenta de Brasil Dilma Rosseff sufrió un nuevo revés luego de que su principal aliado, el Partido Movimiento Democrático Brasileño (PMDB), decidió romper relaciones con el oficialismo, lo que a su vez deja a la mandataria más vulnerable al juicio política con miras a su destitución.

La dirección del PMDB también decidió que los miembros de este partido que ostentan cargos dentro del gabinete de Rousseff deben entregarlos. La mandataria ya perdió el primero el lunes, Henrique Alves, del ministerio de Turismo.

No obstante, una fuente anónima del oficialista Partido de los Trabajadores (PT) indicó a la AFP que tres ministros se mantendrían en sus cargos.

‘El gobierno de Dilma terminó. La salida del PMDB cierra la tapa del ataúd de un gobierno moribundo', afirmó el líder de la oposición, Aecio Neves, derrotado en las elecciones de 2014 por Rousseff.

La noticia provocó que la mandataria cancelara un viaje a Washington en el que pretendía participar en una cumbre de seguridad nuclear, informa la AFP .

JUICIO POLÍTICO

La mandataria es acusada de maquillar las cuentas públicas en 2014, motivo por el cual se creó este año una comisión dentro del parlamento para investigar estos alegatos.

Con la salida del PMDB Rousseff pierde un importante aliado en el Congreso y el Senado, clave para frenar el proceso de destitución en su contra. El PMDB tiene la mayor bancada en el Congreso, con 69 diputados y 18 senadores.

DESTITUCIÓN

Si Rousseff es destituida, el vicepresidente asumiría el cargo

  • Michel Temer, vicepresidente de Brasil, promete una política económica de tipo liberal.
  • El PMDB, un partido con fuerte implantación local, no presenta candidato propio a una elección presidencial desde 1994.

El proceso de destitución podría iniciar a mediados de abril si el Congreso lo aprueba por una mayoría de dos tercios (342 de los 513 diputados) y luego el Senado por más de la mitad de sus 82 escaños.

‘Tenemos que monitorear cómo [esa decisión] impacta en la bancada de la Cámara de Diputados. Ciertamente habrá un impacto, nuestra expectativa es que sea reducido', dijo Alfonso Florence, líder del gobierno en la Cámara.

Si Rousseff es apartada de su cargo, el vicepresidente y miembro del PMDB, Michel Temer, asumiría el ejecutivo hasta el 2018.

Temer, que ha mantenido reuniones con Neves, pretende aplicar un programa económico liberal, que contempla recortes del gasto público y la revisión de programas sociales y del sistema de pensiones.

‘En menos de tres meses tendremos un nuevo gobierno. En dos meses', se entusiasmó el diputado del PMDB Osmar Terra.

Por su parte, el oficialismo teme que la salida del PMDB provoque que otros aliados menores abandonen la coalición.

A su vez, Rousseff y su predecesor, Luiz Inacio Lula da Silva, han denunciado que el proceso de destitución es una tentativa de ‘golpe de estado' institucional.

El exmantarario también ha señalado que hay un ‘complot' de agentes públicos y medios de comunicación en su contra.

Según un comunicado publicado por el Instituto Lula, a pesar de las acusaciones en su contra por su supuesta vinculación con el escándalo de corrupción de Petrobras, ningún juez ha abierto un proceso en su contra ni es reo en ninguna causa.

UN PARTIDO ALIADO

Desde 1994, el PMDB no presenta candidatos a las elecciones presidenciales, tras los fracasos rotundos de Ulysses Guimaraes en 1989 (4,7% de los votos) y de Orestes Quercia en 1994 (4,4%).

No obstante ha participado como valioso aliado durante las gestiones del socialdemócrata Fernando Henrique Cardoso (1995-2002), de Lula (2003-2010) y de Rousseff (2011-29 de marzo, 2016).

Sus orígenes se remontan al Movimiento Democrático Brasileño (MDB), creado en 1966 como oposición tolerada al régimen militar. Dicha agrupación dio cobijo a industriales, a la clase obrera y a militantes de izquierda. Desapareció en 1979, pero fue refundado en 1980 como PMDB.

Tras el retorno de la democracia, miembros de esta agrupación política empezaron a dispersarse por todo el país, lo que provocó que asentaran su poder sobre todo en regiones poco desarrolladas.