La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

América

Unión interracial, 50 años después

Huyeron de su tierra natal y se mudaron a una pequeña casa en Washington, donde criaron a sus tres hijos

En ese entonces, en Virginia estaba prohibido este tipo de uniones.

Estados Unidos celebra hoy el 50 aniversario de la legalización del matrimonio interracial gracias a una célebre sentencia del Tribunal Supremo, conocida como ‘Loving contra Virginia' y que inmortalizó la historia de amor del matrimonio Loving. Mildred Delores Jeter y Richard Perry Loving. Ella tenía la piel negra porque tenía ascendientes afroamericanos y nativos americanos, mientras que él era blanco porque sus ancestros eran europeos. Se enamoraron, ella quedó embarazada cuando tenía 18 años y, entonces, decidieron que la mejor opción era viajar hasta Washington para casarse y luego volver a su hogar en Central Point, una comunidad rural del sureño estado de Virginia donde el matrimonio interracial estaba prohibido por una ley de 1924.

Cinco semanas después de la boda, el 11 de julio de 1958, el sheriff del condado y dos de sus subordinados irrumpieron en la casa mientras dormían. Les sorprendieron en la cama y, deslumbrándoles con unas linternas, uno de ellos preguntó: ‘¿quién es esta mujer con la que estás durmiendo?'. ‘Mi esposa', respondió inocente Richard, quien a continuación señaló el certificado de matrimonio de Washington que habían enmarcado y colgado de la pared. ‘Eso no es válido aquí', respondió el sheriff , según la recolección de los hechos que figura en documentos judiciales y que han sido reproducidos en el cine y la literatura. Tras pasar unos días en la cárcel, declararon ante un juez y admitieron haber violado la ley que prohibía el matrimonio interracial en Virginia.

Entonces, el magistrado les dio dos opciones: un año en la cárcel o abandonar inmediatamente Virginia con la promesa de no volver juntos en un plazo de 25 años.

Huyeron de su tierra natal y se mudaron a una pequeña casa en Washington, donde criaron a sus tres hijos, Donald, Peggy y Sidney. Llegó 1963 y la añoranza se volvió demasiado fuerte. Inspirada por la lucha de Martin Luther King y por las multitudinarias marchas en Washington, Mildred escribió una carta al entonces fiscal general Robert F. Kennedy, quien puso su caso en manos de la Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU). Bernard Cohen y Philip Hirschkop, dos abogados de ACLU, la organización de derechos civiles más importantes de EE.UU., se hicieron cargo del caso y lo llevaron hasta el Tribunal Supremo.

El 12 de junio de 1967, por unanimidad, los nueve jueces del alto tribunal fallaron a favor del matrimonio Loving y declararon inconstitucionales las leyes antimestizaje que prohibían el matrimonio interracial.