Panamá,25º

08 de Dec de 2019

América

Estados Unidos aspira a establecer una base en la Luna

Hace seis meses la administración de Trump anunciaba un recorte al presupuesto de la NASA de 561 millones de dólares para el 2018

Donald Trump firmó  la Directiva de Política Espacial 1.

Más de cuarenta años después del viaje lunar de Apolo 17 en 1972, la administración de Donald Trump instó a la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA, por sus siglas en inglés) a establecer una base en la Luna como parte del ambicioso programa espacial estadounidense.

"Esta vez no solo colocarán la bandera y dejarán su huella en la Luna, sino que también establecerán una base para un eventual viaje a Marte, y quizá, algún día, a muchos mundos más allá", dijo Trump en una ceremonia en la Casa Blanca en referencia a la última caminata lunar de la misión Apolo 17 en 1972, reporta la agencia EFE.

En la ceremonia el presidente de Estados Unidos (EE.UU.) firmó  la Directiva de Política Espacial 1, la cual tiene como meta establecer una base en la Luna como el paso previo para el viaje a Marte.

El mandatario estadounidense aseguró que la directiva "reenfocará el programa espacial de EE.UU. en la exploración humana y el descubrimiento".

Desde el último viaje a la Luna dos presidentes republicanos y un demócrata han propuesto revitalizar el programa espacial de EE.UU.

Así en el aniversario de los 20 años del aterrizaje en la Luna del Apolo 11, el 20 de julio de 1989, el entonces presidente George H. W. Bush, escogió esa fecha para lanzar la Iniciativa Space Exploration. El objetivo también era enviar humanos a la Luna y de allí a Marte.

Más de una década después, el expresidente George W. Bush lanzó un documento llamado 'Vision for Space Exploration', el cual sería la base para futuras misiones tripuladas a la Luna. De este plan surgió el Proyecto Constelación, un proyecto que consistió en la generación de cohetes lanzadores como Ares I o la Capsula Orión.

Barack Obama también llamo a revitalizar el programa espacial y regresar a la Luna, aunque finalmente apostó más por el proyecto a Marte. Sin embargo, tanto Obama como sus predecesores chocaron con problemas de financiación.

Hace seis meses la administración de Trump anunciaba un recorte al presupuesto de la NASA de 561 millones de dólares para el 2018.

Además, informa EFE, desde 2011 la NASA no cuenta con vehículos espaciales propios y sus astronautas deben viajar en cápsulas rusas para desplazarse a la Estación Espacial Internacional, aunque se espera que a finales del próximo año comiencen a trasladarse en cohetes espaciales privados de empresas como SpaceX.

Además, cuando John F. Kennedy propuso enviar un hombre a la Luna ante el Congreso de EE.UU., el 25 de mayo de 1961, llevaba poco más de cuatro meses en la presidencia. Luego, hicieron falta ocho años más para lograr el objetivo.

En cambio, Trump realizó su anuncio sin consultar al Congreso y a pocos días de culminar su primer año en la Casa Blanca.

En declaraciones a la radio pública NPR, John Logsdon, historiador del espacio de la Universidad George Washington, sostuvo que "la cuestión ahora es si la Casa Blanca propondrá y el Congreso aportará los fondos necesarios para convertir las palabras en realidad".

Por otro lado, China ha respondido a las intenciones de Washington asegurando que está dispuesta a fortalecer la cooperación con la comunidad internacional en el uso pacífico del espacio exterior, informa la agencia Xinhua.

"A China le alegra ver que otros países progresen en la exploración y el uso del espacio exterior con fines pacíficos", dijo el portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores Lu Kang en una rueda de prensa rutinaria.