La Estrella de Panamá
Panamá,25º

21 de Sep de 2019

América

Bolsonaro no trata nada importante por teléfono celular para evitar a hackers

Según lo admitido hasta ahora por el Ministerio de Justicia, además del celular de Bolsonaro, el grupo invadió los teléfonos de cerca de mil personas

.

El presidente brasileño, Jair Bolsonaro, dijo este jueves que desde 2018 se cuida de no abordar nada importante por teléfono celular, al descartar que alguno de sus secretos haya caído en manos del grupo de piratas informáticos que invadió su aparato y el de las principales autoridades de Brasil.

"De mi parte no tengo preocupación con la invasión de mi teléfono. Lo que es estratégico y reservado para Brasil lo tratamos personalmente aquí (en su despacho)", afirmo el líder ultraderechista en su tradicional transmisión por redes sociales de los jueves.

"Sería una infantilidad creer que desde semanas antes de mi elección no sería espiado por alguien dentro o fuera de Brasil", agregó el mandatario al indicar que desde entonces evita abordar asuntos importantes en llamadas telefónicas o en aplicaciones de mensajería.

El jefe de Estado afirmó que los piratas que invadieron su teléfono no encontraron nada importante en medio del escándalo generado en Brasil por la revelación de que un grupo de "hackers" tuvo acceso a mensajes de las principales autoridades del Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial.

Según lo admitido hasta ahora por el Ministerio de Justicia, además del celular de Bolsonaro, el grupo invadió los teléfonos de cerca de mil personas, incluyendo los presidentes del Senado, Davi Alcolumbre, y de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia.

Igualmente tuvieron acceso a mensajes de magistrados del Supremo Tribunal Federal (STF), del Tribunal Superior de Justicia y de la procuradora general de la República, Raquel Dodge, así como de ministros como el de Justicia, Sergio Moro, y Economía, Paulo Guedes.

El propio Moro, como responsable por la Policía Federal, ha comunicado personalmente a todas las víctimas de la invasión telefónica y les ha garantizado que los mensajes serán preservados.

"Obviamente hemos recibido informaciones por intermedio del ministro (de Justicia) y supe que mi teléfono estaba entre los invadidos por el grupo de hackers", afirmó Bolsonaro.

Al menos cuatro miembros del grupo fueron detenidos el martes por la Policía Federal y el miércoles las autoridades confirmaron su participación en la invasión de los teléfonos celulares de Moro y de varios fiscales de la Lava Jato, la mayor operación anticorrupción en la historia de Brasil.

Las conversaciones de Moro con los fiscales por la aplicación Telegram vienen siendo divulgadas por el portal The Intercept Brasil, que dijo haber recibido los datos de un hacker anónimo y ha revelado mensajes que supuestamente ponen en duda la imparcialidad de Moro como el juez responsable por la Lava Jato y por la condena por corrupción contra el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva.

Las investigaciones de la Policía Federal señalan que las acciones de los cuatro sospechosos -Walter Delgatti Neto, Gustavo Henrique Elias Santos, Suelen Priscila de Oliveira y Danilo Cristiano Marques- pueden haber alcanzado hasta 1.000 números telefónicos.

Según Bolsonaro, por las informaciones que recibió, uno de los detenidos ya confesó que le entregó los mensajes obtenidos ilegalmente al portal The Intercept Brasil.

"Pero Brasil es un país con ley y esas personas, si se confirma lo que se está diciendo, tienen que ser responsabilizadas", afirmó Bolsonaro al defender sanciones contra quienes vienen divulgando conversaciones obtenidas ilegalmente.

"De mi parte no hay preocupaciones. Pero lamentamos si alguien tiene algo particular que fue hecho público. La invasión de los teléfonos es un crimen y, con seguridad, la Justicia dará cuenta de una buena sanción para los responsables", agregó.