Panamá,25º

14 de Dec de 2019

América

Jeanine Áñez, la expresentadora de televisión y política que ocupa la presidencia de Bolivia

Antes de dedicarse a la vida política, Añez Chávez fue presentadora y directora de Totalvisión. En 2006 fue electa para la Asamblea Constituyente que convocó Evo Morales

Segunda vicepresidenta del Senado de Bolivia, Jeanine ÁñezRedes Sociales

Jeanine Áñez Chávez es la segunda mujer en ocupar el sillón presidencial del Estado Plurinacional de Bolivia. Lo hizo primero Lidia Guelier, entre 1979 y 1980.

Áñez Chávez nació el 13 de junio de 1967 en la ciudad de Trinidad, capital del departamento amazónico de Beni, al noreste del país, cuya principal actividad económica es la ganadería. Está casada con el político colombiano Héctor Hernando Hincapié Carvajal.

Es abogada de profesión. Se graduó como licenciada en Ciencias Jurídicas y Derecho en 1991. Antes de dedicarse a la actividad política, fue directora y presentadora de Totalvisión en su ciudad natal. Es catalogada como derechista, ultracatólica y conservadora.

En 2006 fue electa para la asamblea constituyente que convocó el hoy expresidente Evo Morales para reformar la Constitución tras la crisis política y social de 2003, que derivó en la caída de los partidos tradicionales y el ascenso suyo al máximo poder político de Bolivia.

La trinitaria fue miembro en la Asamblea Constituyente de la comisión de organización y estructura del nuevo Estado, trabajando también en la parte del Poder Judicial. Tras la conclusión de la constituyente retornó a su programa de televisión, pero la llamaron para regresar a la vida política.

“Aquí no ha habido un golpe de Estado, ha habido un reclamo al derecho que tenemos los bolivianos a decidir y a la necesidad que tenemos de que nos respeten la decisión. El presidente Morales y el MAS querían imponerse a la fuerza con fraude electoral”,
JEANINE ÁÑEZ
PRESIDENTE INTERINA DE BOLIVIA

En 2010, fue electa para el senado boliviano de la mano del partido Plan Progreso para Bolivia Convergencia Nacional.

La presidenta interina de los bolivianos después de la renuncia de Evo Morales, el 10 de noviembre de 2019, es militante de la alianza opositora Unidad Demócrata (UD), un partido que lidera Rubén Costas el gobernador de Santa Cruz, una localidad que es considerada un bastión opositor.

En las elecciones del 20 de octubre pasado, Áñez apoyó la candidatura del senador Óscar Ortiz, que se presentó con la fórmula Bolivia Dice No y ocupó el cuarto lugar.

El 11 de noviembre de 2019 tras la renuncia de Morales, el vicepresidente Álvaro García Linera, la presidenta del Senado Adriana Salvatierra y del presidente de la Cámara de Diputados Víctor Borda, Jeanine Áñez anunció que estaría dispuesta a asumir provisionalmente la presidencia del país, siguiendo el orden de sucesión para convocar nuevas elecciones de acuerdo con la constitución del país.

El 12 de noviembre de 2019, en una corta sesión legislativa sin quórum, Áñez Chávez se proclamó presidenta interina del Estado de Bolivia, alegando sucesión constitucional, basándose así en un pronunciamiento de ese mismo día del Tribunal Constitucional a favor de la inmediatez de la sucesión constitucional, sin necesidad de recurrir a alguna ley ni resolución del Legislativo.

Ella obtuvo el voto favorable de los partidos opositores, una tercera parte del Parlamento, mientras que el Movimiento Al Socialismo, no participó en la votación rechazando la sucesión.

El 13 de noviembre la expresidenta del Senado boliviano Salvatierra desconoció la proclamación de Áñez Chávez como presidentae y afirmó todavía estar en funciones como presidente de la cámara alta, a pesar de haber dimitido tras estar bajo una supuesta presión de grupos opositores para hacerlo, renuncia que no ha sido tomada por el pleno del Senado para que, según ella, se hiciese efectiva.

Reconocimiento

Estados Unidos reconoció la presidencia de Áñez Chávez el 13 de noviembre de 2019, mostrando su interés en trabajar con su gobierno para organizar elecciones en la nación sudamericana.

Igualmente lo hizo Brasil, donde su presidente Jair Bolsonaro la felicitó por su asunción, a la que calificó de constitucional. Al mismo tiempo Bolsorano enfatizó en la necesidad de realizar elecciones en Bolivia. Reino Unido, por su parte, dio la bienvenida al nombramiento de la nueva jefa de gobierno de Bolivia y a su declaración de llamar a elecciones e instó a los partidos políticos a apoyar esfuerzos que lleven la calma al país sudamericano. Asimismo Colombia, mediante su cancillería mostró su reconocimiento a Áñez Chávez como presidenta, el mismo día 13 de noviembre.

Guatemala también manifestó su reconocimiento ala nueva presidenta interina y señaló que apoya “todos los esfuerzos para el restablecimiento del orden constitucional y del Estado de Derecho en Bolivia”.

La embajadora de México en Bolivia afirmó que su país —que dio asilo a Evo Morales y a exfuncionarios de su gobierno— no reconoce a Áñez Chávez como mandataria boliviana. Mientras que Rusia, pese a reconocer la presidencia interina, indicó que ello no debía necesariamente ser considerado un proceso legítimo, sino más bien aseguró que el único poder con legitimidad sería el que se diese después de convocadas nuevas elecciones. Argentina decidió esperar hasta que la Asamblea Legislativa de ese país (con mayoría del Movimiento al Socialismo, de Morales) le otorgue esa investidura.

Jeanine Áñez, la segunda mujer que llega a la presidencia de Bolivia