Temas Especiales

07 de Aug de 2020

América

El órgano electoral de Bolivia asume con el reto de devolver la credibilidad

El nuevo tribunal electoral de Bolivia tomó posesión este jueves con el reto de recuperar la credibilidad de este órgano, después de que su antecesor acabara en prisión preventiva por supuesto fraude en los últimos comicios

Los miembros del nuevo Tribunal Supremo Electoral de Bolivia (i-d) Salvador Romero, Nancy Gutiérrez, Oscar Hassenteuffel, la presidenta del Senado de Bolivia, Eva Copa (c),
Los miembros del nuevo Tribunal Supremo Electoral de Bolivia (i-d) Salvador Romero, Nancy Gutiérrez, Oscar Hassenteuffel, la presidenta del Senado de Bolivia, Eva Copa (c),EFE

El nuevo tribunal electoral de Bolivia tomó posesión este jueves con el reto de recuperar la credibilidad de este órgano, después de que su antecesor acabara en prisión preventiva por supuesto fraude en los últimos comicios.

"Recuperar la confianza y la credibilidad", aseveró uno de sus vocales, Oscar Hassenteuffel, sobre la tarea "nada fácil" que tiene ahora el Tribunal Supremo Electoral de Bolivia.

Además de organizar las próximas elecciones "en plazos relativamente breves", advirtió en su discurso en representación de los seis vocales que tomaron posesión tras ser elegidos esta misma jornada por la Asamblea Legislativa o Parlamento del país.

Hassenteuffel, Daniel Atahuachi, María Angélica Ruiz, Francisco Vargas, Rosario Baptista y Nancy Gutiérrez son estos seis vocales designados por el Parlamento.

El otro vocal, Salvador Romero, ya asumió hace días tras ser nombrado por la presidenta interina de Bolivia, Jeanine Áñez, que tiene esta potestad.

Los seis titulares y los suplentes juraron el cargo en la Vicepresidencia de Bolivia en La Paz, ante los presidentes de las cámaras de Diputados, Sergio Choque, y de Senadores, Eva Copa, que ejerce a su vez la presidencia de la Asamblea Legislativa.

El Parlamento boliviano tramita un cambio legal para que el tribunal electoral tenga al menos diez días de plazo para convocar elecciones, en vez de solo dos como está previsto en la ley de urgencia que anuló los comicios del pasado 20 de octubre para agilizar una nueva convocatoria a las urnas a comienzos de 2020.

Las pasadas elecciones fueron anuladas después de que Evo Morales fueran declarado vencedor para un cuarto mandato consecutivo, en medio de denuncias de fraude a su favor.

El pasado 10 de noviembre Morales anunció su renuncia denunciando un golpe de Estado para derrocarlo, pues su mandato en curso se prolongaba hasta el próximo 22 de enero.

El anterior órgano electoral que gestionó esos comicios acabó procesado, con sus integrantes en prisión preventiva, acusados de delitos electorales relacionados con ese supuesto fraude.