Panamá,25º

21 de Jan de 2020

América

Un exembajador salvadoreño enfrentará investigación judicial por corrupción

El tribunal no impuso ninguna restricción a la libertad de los imputados

En la imagen un registro del coronel retirado Sigifredo Ochoa Perez, quien fue diputado de la Asamblea Legislativa salvadoreña entre 2012 y 2015 y embajador de su país en Honduras. E
En la imagen un registro del coronel retirado Sigifredo Ochoa Perez, quien fue diputado de la Asamblea Legislativa salvadoreña entre 2012 y 2015 y embajador de su país en Honduras.Roberto Escobar | EFE

Una corte de paz de El Salvador envió este miércoles a la etapa de instrucción el proceso penal contra el exembajador de este país en Honduras Sigifredo Ochoa, por lo que enfrentará una investigación judicial por la supuesta malversación de 107.000 dólares de fondos estatales.

El Juzgado Segundo de Paz de San Salvador también ordenó que Walter Alfredo Anaya Escalante, quien se desempeñaba como ministro consejero en la referida embajada, enfrente la etapa de instrucción.

El tribunal no impuso ninguna restricción a la libertad de los imputados.

Según la Fiscalía, en el año 2005 se firmaron dos contratos de arrendamiento del inmueble en el que funcionaba la sede diplomática salvadoreña en Honduras y en estos existía una "diferencia en el canon de arrendamiento" de 800 dólares mensuales, excedente que supuestamente recibía Ochoa cuando era embajador.

Ochoa es un militar retirado con el grado de coronel y exdiputado de la Asamblea Legislativa salvadoreña entre 2012 y 2015 bajo la bandera de la derechista Alianza Republicana Nacionalista (Arena), partido que abandonó para ligarse a la minoritaria Democracia Salvadoreña (DS).

El militar fue destituido de su cargo diplomático en 2009 tras aceptar sin el consentimiento de la Cancillería salvadoreña una condecoración en Honduras en momentos en los que el Ejecutivo del izquierdista Mauricio Funes (2009-2014) no reconocía al Gobierno de ese país tras el golpe de Estado que derrocó a Manuel Zelaya.

Un informe del Centro de Derechos Humanos de la Universidad de Washington señala que tropas al mando de Ochoa cometieron "graves violaciones de derechos humanos durante operativo militar" en 1981, incluyendo "el asesinato indiscriminado de civiles" en el central departamento de Cabañas.

"Tanto los sobrevivientes como las fuentes oficiales indican que los ataques comenzaron en la madrugada del 11 de noviembre. Las versiones de los medios de comunicación y de las diversas comunidades afectadas confirman el uso de fuego de morteros y ametralladoras desde helicópteros y bombardeo aéreo", apunta el documento publicado en internet en 2015.

El referido centro de derechos también señala que además de este hecho, conocido como masacre de Santa Cruz, Ochoa es investigado por la matanza de unos 200 civiles denominada El Calabozo (1982).

En octubre de 2018, la experta del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) Silvana Turner localizó restos óseos que se supone pertenecen a una familia de seis personas ejecutadas durante esta última masacre.