Temas Especiales

09 de Aug de 2020

América

Un polémico caso de terrorismo en Bolivia acaba con absolución tras once años

La decisión del tribunal  se produjo entre otras circunstancias después de que la Fiscalía y el Gobierno interino de Bolivia retiraran las acusaciones

El expresidente de Bolivia, Evo Morales.
El expresidente de Bolivia, Evo Morales.EFE

Un polémico proceso judicial por terrorismo que se prolongó durante once años en Bolivia quedó cerrado este martes con la absolución de quienes seguían procesados, entre ellos opositores a Evo Morales y el militar que capturó al "Che" Guevara en 1967 en el país.

"El tribunal hoy resuelve extinguir la causa y declarar absueltos de todos los cargos a 33 ciudadanos" que seguían enjuiciados, dijo a Efe Gary Prado Arauz, abogado de varios de los acusados, entre ellos su padre, Gary Prado Salmón, militar retirado que fue quien capturó en Bolivia al revolucionario Ernesto "Che" Guevara.

MÁS DE UNA DÉCADA EN LOS TRIBUNALES

La decisión del tribunal de la ciudad boliviana de Santa Cruz, a la que algunos de los exculpados reaccionaron entre lágrimas, se produjo entre otras circunstancias después de que la Fiscalía y el Gobierno interino de Bolivia retiraran las acusaciones en un proceso que se remonta a 2009.

El Gobierno transitorio anunció el mes pasado que se retiraba del proceso al considerar que hubo una "acusación falsa" por el anterior Ejecutivo de Evo Morales, para llevar a cabo una "persecución política" a líderes opositores de la región oriental de Santa Cruz.

La Fiscalía General del Estado de Bolivia retiró este martes su acusación, en base por su parte a una serie de argumentos jurídicos.

El abogado calificó la absolución como un "triunfo de la justicia por encima de la manipulación política del Gobierno de Evo Morales".

"Este caso no tenía razón de ser, no había relación entre las personas encausadas y el hecho delictivo. No había todo ese plan siniestro de separación de Bolivia, de defenestrar al Gobierno de Evo Morales, de alzamiento armado ni de terrorismo que se acusó", aseveró.

Prado agregó que "todo eso era una fábula creada por el Gobierno (de Morales) para perseguir a las personas que tenían ellos como objetivos políticos y lo lograron".

UN CASO RODEADO DE POLÉMICA

El "caso terrorismo" estalló el 16 de abril de 2009, cuando un comando policial realizó una operación en un hotel de Santa Cruz que se saldó con tres extranjeros muertos y dos detenidos, acusados de formar parte de una célula terrorista que supuestamente pretendía la secesión de la región cruceña y atentar contra Morales.

En 2015, tras someterse a un proceso abreviado, el croata-boliviano Mario Tadic y el húngaro Elöd Tóásó fueron condenados a cinco años y diez meses de prisión cada uno por alzamiento armado contra la seguridad del Estado con fines secesionistas.

Como ya habían cumplido su condena, abandonaron Bolivia alegando que temían por su seguridad y demandaron al Estado ante organismos internacionales por crímenes de lesa humanidad.

El fiscal que estuvo a cargo del caso, Marcelo Soza, solicitó en marzo de 2014 en Brasil refugio político, tras renunciar a seguir investigando.

Una vez en Brasil, Soza denunció que el caso tenía irregularidades y afirmó que huía de Bolivia al considerar que su vida corría peligro, aunque el Gobierno de Morales denunció que estaba implicado en actos de corrupción en casos judiciales.

El abogado recordó que otros seis procesados, incluidos Tadic y Tóásó, que se declararon culpables, ahora con esta sentencia pueden acudir a un recurso de revisión extraordinaria de sentencia, para declararlos absueltos a ellos también.

Los procesados siempre denunciaron que el caso se debía a motivos políticos, para acallar a opositores de la región cruceña, entre ellos empresarios relevantes, que pudieran enfrentarse a Morales, e incluso varias versiones durante la investigación pusieron en duda que el tiroteo en el hotel fuera una acción antiterrorista.