Temas Especiales

07 de Jul de 2020

América

La difícil lucha contra el coronavirus de los indígenas mexicanos

Los municipios de Chilon y Sitalá son habitados mayoritariamente por indígenas ch'ol-tzeltal, tienen escasas clínicas y solo atienden dolencias básicas

Los pobladores indígenas toman las medidas necesarias para que el virus no azote en su región
Los pobladores indígenas toman las medidas necesarias para que el virus no azote en su regiónEFE

En las entrañas de las montañas del estado mexicano de Chiapas, pobladores indígenas toman las medidas necesarias para evitar que en su empobrecida región no azote con fuerza la pandemia de coronavirus.

Mientras que la pandemia avanza todavía sin control por el mundo, dejando miles de muertes a su paso, los pueblos indígenas mexicanos buscan evitar la propagación del COVID-19 en sus territorios, y ponen en práctica estrategias propias y conocimientos ancestrales para enfrentar el coronavirus.

En los municipios de Chilon y Sitalá, que se rigen por un sistema de usos y costumbres propios, aún existen parajes y comunidades aisladas que cuentan con los mínimos servicios de salud.

Estos municipios, habitados mayoritariamente por indígenas ch'ol-tzeltal, tienen escasas clínicas y solo atienden dolencias básicas.

Y por ello, un brote de COVID-19 podría ser fatal, cuenta este domingo a Efe Sebastián Hurtado Núñez, integrante del gobierno comunitario de Sitalá, uno de los municipios más pobres de México.

"Estamos respetando las instrucciones gubernamentales porque si nos llega a pegar esa enfermedad totalmente nos vamos a morir. Porque no hay medicamentos en los hospitales, no tenemos doctores, no hay laboratorios", manifestó.

Alrededor del 27 % de la población chiapaneca -unos 1,14 millones de habitantes- son indígenas, según el Censo de Población y Vivienda de 2010.

De acuerdo con el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el 76,4 % de la población de Chiapas vive en la pobreza, y la mayoría de estos son indígenas.