Temas Especiales

09 de Aug de 2020

América

El Supremo de EEUU obliga a Trump a mostrar sus impuestos a la justicia

El reclamó forma parte de una investigación que hace la fiscalía de Manhattan sobre el caso que vincula a Trump con la actriz porno Stormy Daniels 

Donald Trump
El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, reaccionó con furia, al tachar de "enjuiciamiento político" los casos relacionados con sus impuestos  .Michael Reynolds | EFE

El Tribunal Supremo obligó este jueves al presidente Donald Trump a entregar sus declaraciones de impuestos a un fiscal que lo investiga en Nueva York, pero es muy improbable que esos registros lleguen a manos de la Justicia antes de las elecciones de noviembre.

La mayoría conservadora del Supremo concedió una victoria agridulce a los fiscales y miembros de la oposición demócrata que desde hace más de cuatro años exigen que Trump publique sus declaraciones de impuestos, algo que han hecho todos sus antecesores a lo largo de la historia pero que él se ha negado a hacer.

El tribunal había examinado el tema en dos casos distintos, uno relacionado con el reclamo a Trump de las autoridades de Nueva York y otro vinculado a la investigación abierta por la oposición demócrata en la Cámara de Representantes, destinada a identificar posibles conflictos de interés del presidente.

Aunque dio la razón a la Fiscalía de Manhattan en el primero, el Supremo devolvió el segundo litigio a tribunales inferiores, lo que retrasa por ahora la posible entrega a la Cámara Baja de los siete años de registros financieros de Trump que reclaman los demócratas.

Trump no tiene 'inmunidad absoluta' 

La mayor derrota para el presidente fue el contundente rechazo del Supremo a la idea de que Trump tiene una inmunidad absoluta frente a investigaciones criminales mientras esté en el cargo.

"Hace 200 años, un gran jurista de nuestra corte estableció que ningún ciudadano, ni siquiera el presidente, está categóricamente por encima del deber común de presentar pruebas cuando se le solicita en un proceso penal", dictaminó el tribunal en el caso de Nueva York, resuelto por siete votos a favor y dos en contra.

"Hoy reafirmamos ese principio, y mantenemos que el presidente no es absolutamente inmune ante las citaciones penales de estados que busquen sus documentos privados"Tribunal de Nueva York

La decisión, escrita por el presidente del tribunal, el conservador John Roberts, la suscribieron incluso los dos jueces nominados al Supremo por Trump, Neil Gorsuch y Brett Kavanaugh.

Trump monta en cólera...

Trump reaccionó con furia, al tachar de "enjuiciamiento político" los casos relacionados con sus impuestos, y lamentar que después de superar la investigación sobre la presunta injerencia rusa en las elecciones de 2016, tenga ahora "que seguir luchando en una Nueva York políticamente corrupta".

"Las cortes han concedido en el pasado 'una amplia deferencia (a los presidentes)'. ¡pero no a mí!", tuiteó.

El mandatario se quejó además de que le ocurra esto cuando la Administración de Barack Obama (2009-2017) fue "totalmente corrupta" y "espió" a su campaña -una acusación sobre la que nunca ha presentado pruebas- y "no les ha pasado nada".

"Y ahora el Tribunal Supremo da un dictamen que retrasa (la posible entrega de documentos al Congreso), algo que nunca habrían hecho con otro presidente. Esto se trata de conducta procesal incorrecta. Esta es otra caza de brujas en mi contra"Donald Trump
​Presidente de EEUU

Pero su abogado está contento 

Su tono no pudo contrastar más con el de su abogado, Jay Sekulow, cuyo comunicado tras el fallo dejó claro que, en la práctica, el dictamen no desatará ningún paso inmediato que pueda perjudicar las opciones de reelección de Trump en noviembre.

"Estamos contentos porque el Tribunal Supremo ha bloqueado temporalmente la obtención de las declaraciones de impuestos del presidente tanto por parte del Congreso como de los fiscales de Nueva York. Ahora procederemos a plantear más cuestiones constitucionales y legales en los tribunales inferiores"Jay Sekulow
​Abogado

El fiscal de Manhattan, Cy Vance, Jr., celebró la decisión del Supremo como "una tremenda victoria" para el sistema judicial por establecer que "nadie, ni siquiera el presidente, está por encima de la ley", y adelantó que retomará la investigación inmediatamente.

Pero esas pesquisas están en manos de un gran jurado, un grupo de ciudadanos guiados por un fiscal, y las reglas de extremo secreto de ese tipo de investigaciones, sumadas a los tecnicismos que aún deben resolverse y apelarse en un tribunal inferior, hacen muy improbable que las declaraciones de Trump salgan a la luz en un futuro cercano.

Sin novedades antes de las elecciones  

"Esto es una victoria para el presidente", argumentó Stephen Vladeck, profesor de Derecho Constitucional en la Universidad de Texas, en su cuenta de Twitter.

"Sí, los fallos son una victoria para la legalidad y la idea de que los presidentes no están por encima de ella. Y es probable que en algún momento, se tengan que entregar (los registros). Pero si Trump está escondiendo algo inculpatorio, retrasar su divulgación más allá de noviembre es una victoria para él", agregó.

Norman Eisen, que fue uno de los fiscales del juicio político en el Senado contra Trump, coincidió en que el Congreso "ciertamente no conseguirá (los registros financieros) antes del 3 de noviembre", cuando el mandatario podría ganar un segundo y último mandato.

Y en el caso de Nueva York, "Trump podría enfrentar cargos, pero también podría haber abandonado ya el poder para cuando eso ocurra", resumió Eisen en un artículo publicado junto a la abogada Victoria Bassetti en el portal Just Security.

La Fiscalía de Manhattan reclamó las declaraciones de impuestos de Trump a la firma de contabilidad con la que trabajó, llamada Mazars, como parte de una investigación sobre si los pagos de dinero en secreto de la campaña del ahora presidente a la actriz porno Stormy Daniels violaron la legislación del estado de Nueva York.