21 de Sep de 2021

América

Asesinan en Quito al abogado del exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas

Los hechos ocurrieron entre las 9.00 y las 10.00 de la mañana, cuando Salcedo circulaba en un auto y recibió varios disparos desde otro vehículo

Policías se llevan el vehículo de Harrison Salcedo, abogado del exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, quien fue asesinado hoy
Policías se llevan el vehículo de Harrison Salcedo, abogado del exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, quien fue asesinado hoyEFE

Harrison Salcedo, abogado del exvicepresidente ecuatoriano Jorge Glas, fue asesinado este miércoles en una céntrica calle del norte de Quito en lo que aparenta ser un crimen perpetrado por sicarios.

"Ante la muerte violenta de quién sería Harrison S. a causa de disparos al norte de Quito, las unidades de los ejes preventivo, investigativo e inteligencia se encuentran recabando información que permita determinar las causas del hecho", confirmó la Policía por redes sociales.

Los hechos ocurrieron entre las 9.00 y las 10.00 de la mañana (14.00-15.00 GMT), cuando Salcedo circulaba en un auto y recibió varios disparos desde otro vehículo en la conocida calle República, cuando se dirigía hacia la Avenida 6 de diciembre.

Como consecuencias de las heridas, el vehículo de la víctima, una camioneta negra, se estrelló contra un establecimiento comercial a medio centenar de metros de la Unidad Judicial de Tránsito.

Salcedo había representado al exvicepresidente Glas (2013-2017) en dos casos de corrupción, entre ellos el famoso caso "Sobornos 2012-2016", por el que también ha sido condenados por cohecho el expresidente Rafael Correa, y en el caso Singue.

El letrado también representó a José Luis Zambrano, alias "Rasquiña" y presunto cabecilla de una banda criminal conocida como los "Choneros".

"Rasquiña" fue asesinado a finales de 2020 en la ciudad de Manta (oeste) mientras se encontraba en prelibertad, un estatus que el había conseguido Salcedo al cumplir el 60 % de una condena por asesinato que le fue reducida de 20 a 8 años.

Este crimen ha sido mencionado por las autoridades como uno de los posibles desencadenantes de la masacre que se registró en febrero en cuatro prisiones ecuatorianas, en las que murieron 79 reclusos en una cadena de ajustes de cuentas.