26 de Sep de 2021

América

Muere el líder de la mayor asociación sindical de EE.UU., un aliado de Biden

Richard Trumka, que falleció de un ataque al corazón, era un importante aliado del Gobierno de Biden y los demócratas en el Congreso

Richard Trumka, presidente de AFL-CIO, la principal asociación sindical de Estados Unidos, murió inesperadamente este jueves a los 72 años
Richard Trumka, presidente de AFL-CIO, la principal asociación sindical de Estados Unidos, murió inesperadamente este jueves a los 72 añosEFE

Richard Trumka, presidente de AFL-CIO, la principal asociación sindical de Estados Unidos, murió inesperadamente este jueves a los 72 años, confirmaron la federación y el mandatario estadounidense, Joe Biden.

Trumka, que falleció de un ataque al corazón, era un importante aliado del Gobierno de Biden y los demócratas en el Congreso, como líder de una federación que agrupa a 12,5 millones de trabajadores del sector público y privado de Estados Unidos.

"Se ha muerto un amigo muy cercano. Richard Trumka era más que el líder de la AFL-CIO, era un amigo personal muy cercano", dijo Biden, en un tono de tristeza, en declaraciones a la prensa durante un acto en la Casa Blanca.

"Al menos estaba con gente que lo adoraba", añadió Biden, quien reveló que Trumka se encontraba en un viaje de camping con su familia.

El personal de AFL-CIO recibió este jueves con sorpresa la noticia del influyente líder sindical, que falleció de un ataque al corazón, explicó al diario The New York Times una fuente de esa federación de trabajadores.

Trumka, quien trabajó durante años como minero en el oeste de Pensilvania y luego se convirtió en el representante sindical de cientos de trabajadores de las minas de carbón, llevaba más de una década como presidente de la poderosa AFL-CIO, desde 2009.

Desde ese cargo, mantuvo relaciones muy estrechas con los dos presidentes demócratas con los que coincidió, Barack Obama (2009-2017) y Biden, que llegó al cargo en enero pasado y al que Trumka ayudó a recabar apoyos para sus planes de empleo e infraestructuras.

"Era un campeón imparable de los derechos de los trabajadores, la seguridad en el lugar de trabajo, el comercio centrado en los trabajadores y la democracia", indicó AFL-CIO al confirmar el fallecimiento en su cuenta oficial de Twitter.

Poco antes, el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, lamentaba también en el pleno de esa cámara la "horrible" muerte de Trumka, a quien describió como un "gigante".

"Los trabajadores de Estados Unidos han perdido a un guerrero incansable en el momento en el que más lo necesitábamos", lamentó Schumer.

La presidenta de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, expresó asimismo su "gran tristeza" por la muerte de Trumka, al que describió en un comunicado como "un titán insuperable de los sindicatos".

Aunque fue un aliado importante de los demócratas, Trumka no perdió poder durante la Presidencia de Donald Trump (2017-2021), y tuvo un papel clave en la negociación del tratado comercial T-MEC entre Estados Unidos, México y Canadá.

Los demócratas en el Congreso, que entonces ejercían la oposición, solo aceptaron apoyar el nuevo pacto, que en 2020 reemplazó al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), una vez que Trumka les ayudó a negociar cambios clave.

En una entrevista con Efe en marzo de 2018, Trumka elogió las políticas proteccionistas de Trump, y en particular su decisión de imponer aranceles del 25 % al acero y 10 % al aluminio para proteger la industria doméstica.

"Trump y su equipo están más alineados con las demandas de los trabajadores que los presidentes precedentes en comercio", aseguró entonces Trumka a Efe.

Casado y con un hijo, Trumka denunció sin embargo la retórica antiinmigrante de Trump y en 2017 renunció a su puesto en el consejo de manufacturas que asesoraba a ese presidente, al asegurar que no quería tener nada que ver con el racismo, la "intolerancia o el terrorismo doméstico".

Trumka se refería a la respuesta de Trump frente a los violentos choques de ese año en Charlottesville (Virginia), donde una joven murió atropellada por un neonazi y el entonces mandatario hizo una defensa velada de los supremacistas blancos.