Temas Especiales

29 de Ene de 2023

América

Jeanine Áñez pide orar por una Navidad sin "presos políticos" en Bolivia

Además transmitió sus deseos de "paz y unión entre bolivianos" y que "fortalezca su espíritu ante la adversidad"

Fotografía de archivo de la expresidenta interina de Bolivia Jeanine Áñez. EFE/Stringer
Fotografía de archivo de la expresidenta interina de Bolivia Jeanine Áñez.Stringer | EFE

La expresidenta transitoria de Bolivia Jeanine Áñez pidió este domingo de Navidad a través de una carta que "no abandonen en sus oraciones" a quienes sufren las injusticias en el país "por defender la democracia" y que ahora se encuentran lejos de sus familias.

Áñez, quien se encuentra recluida en una cárcel en La Paz, publicó a través de sus redes sociales que son manejadas por sus familiares, una carta en la que señala que estas fechas, como la Navidad, son duras para quienes están alejados de sus seres queridos, pero especialmente "para quienes somos obligados a un encierro injusto, ilegal y determinado por la persecución política fiscal y judicial".

"Ningún bien es tan preciado como la vida, la salud y la libertad. Por la libertad de los presos políticos les pido que no abandonen en sus oraciones a quienes sufrimos la injusticia más grande por defender la democracia", indica parte de la carta.

Además transmitió sus deseos de "paz y unión entre bolivianos" y que "fortalezca su espíritu ante la adversidad".

El sábado, Carolina Ribera, hija de la expresidenta transitoria publicó una imagen de un árbol de Navidad con varios rostros de "presos políticos" en los que figuraban el de su madre, sus exministros de Justicia y de Energía, Álvaro Coímbra y Rodrigo Guzman, respectivamente.

También está la cara del exlíder cívico, Marco Antonio Pumari o la del exdirector interino de Migración, Marcel Rivas, que también se encuentran en la cárcel.

La exmandataria transitoria fue detenida el 13 de marzo de 2021, cuando Luis Arce asumió la Presidencia del país y la trasladaron de su natal Beni hacia La Paz.

En junio de este año la Justicia boliviana condenó a 10 años de cárcel a Áñez por los delitos de incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución cuando asumió el poder, el caso es conocido como "golpe de Estado II" y se encuentra en una cárcel en La Paz.

Áñez afronta otros casos en la Justicia, como el caso denominado "golpe de Estado I" en el que se le acusa de delitos como terrorismo.

La situación de la exmandataria, desde que fue detenida, ha generado cuestionamientos de varios organismos nacionales e internacionales que consideraron que a Áñez le corresponde un juicio de responsabilidades y no procesos por la vía ordinaria.