Temas Especiales

03 de Dic de 2023

América

Medellín despide a Botero con misa y aplausos en el cierre de los homenajes al artista

Los restos de Botero, fallecido el 15 de septiembre en Mónaco, salieron desde el Museo de Antioquia, donde fue velado en cámara ardiente por dos días

Miembros de la fuerza pública transportan el féretro a la misa y distintos homenajes de cuerpo presente del maestro Fernando Botero, en la Catedral Metropolitana en Medellín (Colombia).
Miembros de la fuerza pública transportan el féretro a la misa y distintos homenajes de cuerpo presente del maestro Fernando Botero, en la Catedral Metropolitana en Medellín.EFE

Con una misa solemne en la Catedral Basílica Metropolitana de Medellín, aplausos y pañuelos blancos como gestos de gratitud, concluyó este jueves una semana de homenajes al pintor y escultor Fernando Botero en Colombia, que recordó que "murió el pincel, no el maestro".

Los restos de Botero, fallecido el 15 de septiembre a los 91 años en Mónaco, salieron desde el Museo de Antioquia, donde fue velado en cámara ardiente por dos días, hasta el céntrico barrio de Villanueva rodeado de familiares, amigos y espontáneos al grito de "maestro, maestro, maestro".

"Ha sido todo muy bonito. Antes de ingresar a la catedral la gente cantó el himno nacional y lo aplaudió. Ha sido muy especial y un verdadero honor para todos nosotros participar en la despedida del maestro Botero, al que hay que recordar con gratitud", expresó a EFE la directora del Museo de Antioquia, María del Rosario Escobar.

Ante el cuerpo del artista, que será cremado y sus cenizas llevadas a la localidad italiana de Pietrasanta, donde quedarán al lado de su esposa, la artista griega Sophia Vari, fallecida en mayo pasado, Morelia Arboleda García se animó a entregarle a la familia un pequeño cuadro con la imagen de Botero "en agradecimiento por ese padre maravilloso y bondadoso con toda Colombia".

La artista y tallerista de 52 años contó a EFE que hace cuatro días dibujó al pintor y escultor inspirada en su obra y en "todo lo que nos dio", por lo que también plasmó un mensaje para el hombre que hizo del volumen su forma de expresión: "Maestro Botero, manos que elevan los suspiros, sonrisa desbordante de alegría y alma que se eleva al cielo".

En la catedral, en cuya entrada colgaban dos pendones con el mensaje "Gracias Botero", monseñor Mauricio Vélez exaltó el aporte del maestro que deja "muchos sueños concluidos", al "artista incansable que quiso morir pintando", y recordó que, con cada visita suya al departamento de Antioquia, cuya capital es Medellín, la gente "se regocijaba" con su presencia.

"Pido a Dios que le premie la honestidad de su vida y la brillantez de su arte (...) Muere el pincel, no el maestro. Descanse en paz", finalizó Vélez.