Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Mundo

Concluye pesadilla en India

MUMBAI. El ejército indio acabó ayer con el último reducto de terroristas y puso fin a casi tres días de crisis que, según los últimos ...

MUMBAI. El ejército indio acabó ayer con el último reducto de terroristas y puso fin a casi tres días de crisis que, según los últimos datos oficiales, han dejado 183 muertos y centenares de heridos en Mumbai, antiguo Bombay, corazón financiero de la India.

El Gobierno indio informó de que entre los muertos en la serie coordinada de ataques terroristas hay 22 extranjeros y 20 miembros de las fuerzas de seguridad, dos de ellos comandos de elite.

Sin embargo, las autoridades municipales de Mumbai elevaron has 195 la cifra de víctimas mortales, entre ellas 23 extranjeros, aunque advirtió de que esta parte es provisional, según la agencia india PTI.

Los últimos disparos y explosiones tuvieron lugar ayer en el lujoso hotel Taj, frente al mar Arábigo y la emblemática Puerta de la India, donde los comandos de elite indios dieron muerte a tres terroristas, registraron las más de 300 habitaciones del complejo durante todo el día y detonaron armamento y granadas que habían sido encontrados en el interior del establecimiento hotelero.

No muy lejos del Taj se halla otro de los diez puntos atacados, el hotel Oberoi, de donde el viernes, salieron con vida dos empresarios españoles, Álvaro Rengifo y Alejandro de la Joya, que quedaron atrapados en sus habitaciones.

Aunque ambos hoteles presentan serios desperfectos (en especial el ala este del Taj, cuya reconstrucción costará unos 100 millones de dólares, según los expertos), el escenario más devastado es el centro religioso judío Nariman House.

BUSH, PROMETIÓ APOYO

Por otra parte, el presidente norteamericano, George W. Bush, prometió “pleno apoyo” a la India durante la investigación de los atentados terroristas cometidos en Mumbai, en los que murieron 183 personas, entre ellas al menos cinco estadounidenses.

En una breve declaración oficial en la Casa Blanca a su regreso de la residencia presidencial en Camp David (Maryland), donde pasó el puente con motivo del Día de Acción de Gracias, Bush calificó, en rueda de prensa realizada ayer, que el ataque múltiple en Mumbai como un “asalto a la dignidad humana” y aseguró que los terroristas “no tendrán la última palabra”.