Temas Especiales

01 de Jun de 2020

Mundo

Aumentarán la edad de jubilación

PARÍS. El Gobierno francés anunció ayer que aumentará la edad de jubilación e incrementará los impuestos a quienes más ganen dinero en ...

PARÍS. El Gobierno francés anunció ayer que aumentará la edad de jubilación e incrementará los impuestos a quienes más ganen dinero en una reforma largamente esperada que apunta a equilibrar el fuertemente endeudado sistema de pensiones para el 2018.

‘Salvar nuestro sistema de pensiones es un imperativo y, para nuestra generación, una verdadera obligación moral’, dijo el ministro francés de Trabajo, Eric Woerth, al presentar los planes.

Según analistas, Sarkozy no sólo se juega en este tema su reputación como hombre capaz de transformar Francia y reducir su déficit, sino parte de la confianza que los mercados tienen en su país.

‘Sarkozy tiene necesidad de mostrarle al mundo que Francia también sabe hacer reformas’, dijo Marc Touati, economista de Global Equities en París, consultado por BBC Mundo.

A su juicio, el proyecto anunciado por el gobierno es clave para que el país mantenga la calificación máxima de AAA en su deuda.

EL PROYECTO

Pero la suerte del proyecto, que será discutido en el Parlamento desde septiembre, es aún incierta ante la determinación de los sindicatos a defender en las calles lo que consideran derechos intocables de los trabajadores.

El proyecto anunciado por el gobierno ayer incluye un aumento gradual de la edad mínima de jubilación, para que los trabajadores deban trabajar hasta los 62 años a partir de 2018.

El límite actual de 60 años fue reducido por el ex presidente socialista François Mitterrand en 1982, un cambio que reunió apoyo popular. Sin embargo, Sarkozy ha asegurado que la medida ha ‘dañado’ la economía.

Francia tiene hoy la menor edad mínima de retiro en Europa, pero el ministro Woerth dijo que ‘es imposible mantenerse al margen’ de los cambios en los sistemas de pensiones hechos por otros países europeos.

‘Trabajar más tiempo es inevitable’, aseguró.

La reforma prevé además que los franceses deban cotizar a la seguridad social durante 41 años y tres meses (contra 40 años y medio ahora) para jubilarse y crear un impuesto a los más ricos para financiar el sistema.

LA PRESIÓN DE LA CRISIS

Hasta hace poco una iniciativa así era considerada una misión imposible para cualquier gobierno francés.

Pero la crisis de la deuda europea aumentó la presión para que Sarkozy reforme un sistema estatal de pensiones que, según proyecciones oficiales, podría perder $13,000 millones este año y casi diez veces más en 2050.

Las encuestas señalan que en Francia la idea de cambios en el sistema de pensiones es visto con recelo por parte de la población.

Pero Sarkozy ha convertido esta iniciativa en su reforma central antes de las presidenciales de 2012, en las que se espera que busque la reelección, y el lunes dijo estar ‘decidido’ a aumentar la edad de jubilación.