Temas Especiales

06 de Apr de 2020

Mundo

Festival musical acaba en tragedia

DUISBURGO. Al menos 17 personas murieron pisoteadas y otras 80 quedaron heridas ayer durante la Love Parade, la fiesta de la música tecn...

DUISBURGO. Al menos 17 personas murieron pisoteadas y otras 80 quedaron heridas ayer durante la Love Parade, la fiesta de la música tecno que reunía a más de un millón de personas en Duisburgo (oeste de Alemania).

‘Según las últimas noticias, hasta la tarde de ayer habían 17 personas muertas y cerca de 80 resultaron heridas en la entrada del festival’, afirmó el alcalde de la ciudad, Adolf Sauerl.

Un centenar de personas quedaron levemente heridas durante este incidente poco frecuente en Europa. Hasta ahora, solamente los encuentros deportivos habían degenerado de esta manera.

Según relató un testigo a la televisión NTV, una multitud compacta estaba en el túnel que era el principal punto de acceso para llegar al lugar de la fiesta.

El pánico se desató en momentos en que miles de personas estaban bloqueadas en el túnel.

Algunos policías y socorristas intentaron entrar en el túnel, ‘pero estaba demasiado lleno’, añadió.

El incidente se produjo en el túnel que da acceso al terreno de una antigua estación de trenes de mercancías, donde tenía lugar la fiesta. Pero a principios de la noche de ayer, aún se desconocían las razones de la estampida.

Un responsable de la municipalidad de Duisburgo, Wolfgang Rabe, dijo que el incidente no se produjo dentro del túnel sino en las escaleras que dan acceso.

REACCIONES

La canciller Angela Merkel declaró que estaba ‘atónita’. ‘En estos duros momentos mi pensamiento va hacia los familiares de las víctimas. Les expreso mi simpatía y mis condolencias’, añadió.

Según los organizadores, 1,4 millones de personas participaban en este acontecimiento casi anual organizado para celebrar la música electrónica.

Con el fin de evitar un movimiento de pánico generalizado, las autoridades no interrumpieron la fiesta de manera repentina, sino que abrieron las rejas que rodeaban al terreno antes de propagar la noticia.

Por eso, miles de personas seguían bailando y escuchando música más de una hora después del accidente, porque ignoraban que había ocurrido un drama.

Las televisoras mostraron imágenes de un túnel con decenas de ambulancias y una fila de jóvenes que abandonaban el lugar sin precipitación.

Se trata de la peor tragedia de este tipo desde que nueve personas fallecieron en un festival de rock en Roskilde, Dinamarca, en el 2000, durante la presentación de Pearl Jam.

Otros festivales similares se celebran en Zurich, San Francisco, Ciudad de México, Acapulco, Tel Aviv, Santiago o Río de Janeiro.