Temas Especiales

01 de Apr de 2020

Mundo

Documentos filtrados exponen cruda verdad

WASHINGTON. La publicación de más de 90.000 informes militares estadounidenses filtrados al sitio ‘Wikileaks’ revela aspectos no antes c...

WASHINGTON. La publicación de más de 90.000 informes militares estadounidenses filtrados al sitio ‘Wikileaks’ revela aspectos no antes conocidos de la guerra en Afganistán, los cuales le han dado la vuelta al mundo.

El sitio en línea especializado en denunciar documentos secretos publicó el domingo unos 91.000 registros militares estadounidenses filtrados, que equivalen a un recuento diario de seis años de la guerra en Afganistán, incluyendo incidentes no reportados de asesinatos de civiles afganos y operaciones encubiertas contra figuras talibanes.

El fundador de ‘Wikileaks’, Julian Assange, dijo que la filtración ha sido como abrir los archivos de la antigua policía secreta de Alemania Oriental, la Stasi.

Assange dijo ayer que ‘le corresponde a un tribunal decidir al final si algo realmente es un delito. Dicho eso, sí parece haber evidencia de crímenes de guerra’.

La Casa Blanca y los gobiernos de Gran Bretaña y Pakistán han condenado la filtración de los documentos, sin poner en duda su autenticidad. La Casa Blanca dijo que ‘puso en riesgo las vidas de estadounidenses y de nuestros socios’.

OPERACIONES SECRETAS

Los registros filtrados incluyen descripciones detalladas de operativos efectuados por una unidad secreta estadounidense de operaciones especiales, llamada Task Force 373, contra lo consideraban blancos insurgentes y terroristas de alto valor. Algunos de los operativos provocaron la muerte de civiles afganos, algo que no se deseaba, de acuerdo con los documentos.

Entre los que aparecen como muertos a manos de la unidad secreta está Shah Agha, descrito por The Guardian como un agente de inteligencia de una célula de dispositivos explosivos improvisados, el cual murió junto con otros cuatro hombres en junio de 2009. Otro era un combatiente libio, Abu Laith al-Libi, descrito como un alto comandante militar de al-Qaida.

El operativo contra al-Libi, efectuado en junio de 2007, dio como resultado varias muertes, que un documento militar estadounidense dice incluyeron a seis combatientes enemigos y siete que no lo eran... todos niños.

El diario The Guardian reportó que más de 2.000 altos personajes del Talibán y al-Qaida se encuentran en una lista de ‘matar o capturar’, conocida como Lista de Efectos Priorizados Conjuntos. La Task Force eligió sus blancos según ella.

PAKISTÁN Y LOS TALIBANES

Los documentos también describen los temores estadounidenses de que el servicio de inteligencia de Pakistán, estaba apoyando a la insurgencia afgana.

Según el diario estadounidense The New York Times, ‘los documentos sugieren que Pakistán, un aparente aliado de Estados Unidos, permite a representantes de sus servicios de espionaje reunirse directamente con los talibanes en sesiones secretas de estrategia para organizar redes de grupos milicianos para que luchen contra soldados estadounidenses en Afganistán, e incluso para tramar asesinatos de líderes afganos’.

CONSECUENCIAS

Las revelaciones contenidas en más de 90.000 documentos clasificados podrían alimentar las crecientes dudas en el Congreso sobre la estrategia de guerra de Obama, cuando la cifra de bajas estadounidenses crece y el apoyo público para la guerra disminuye.

Pese a los esfuerzos de la Casa Blanca por contener las consecuencias políticas, el presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado, John Kerry - uno de los más cercanos aliados demócratas de Obama -, dijo que los documentos filtrados generan ‘serios interrogantes sobre la realidad de la política estadounidense hacia Pakistán y Afganistán’.

El supuesto doble juego de Pakistán también podría dar material a los legisladores que quieren que la Casa Blanca defina una estrategia clara de retirada.