Temas Especiales

13 de Apr de 2021

Mundo

Terror en el campamento

RABAT. Marruecos anunció ayer que dos agentes de las fuerzas del orden marroquíes murieron durante la operación de desmantelamiento del ...

RABAT. Marruecos anunció ayer que dos agentes de las fuerzas del orden marroquíes murieron durante la operación de desmantelamiento del campamento de protesta saharaui de Gdaim Izik, cerca de El Aaiún. Los disturbios se iniciaron a las 06:45 de ayer (hora local y GMT) y según un comunicado del Ministerio del Interior, el desmantelamiento se llevó a cabo para preservar el orden público y garantizar la seguridad de los ciudadanos, ‘tras haber agotado todas las vías dirigidas a instaurar las bases del diálogo serio y responsable’.

TERROR

La operación duró menos de una hora y, según un balance provisional, las bajas se cuentan por miles. ‘Se está agrediendo a todo el mundo, niños, mujeres, hombres, ancianos. Es una lucha cuerpo a cuerpo contra todos los ciudadanos saharauis. Están destruyendo sus jaimas y una parte del campamento está ardiendo’, informó la agencia de noticias saharaui SPS citando fuentes del Ministerio. ‘Las mujeres están aterrorizadas, pero no quieren huir porque temen que maten a sus maridos y a sus hijos’, aseguraron testigos del colectivo Sáhara Thawra.

Respecto a los muertos, además de los dos agentes de las fuerzas de seguridad marroquíes, hubo un tercer fallecido por haber recibido varias puñaladas por parte de un agitador, en el momento en que intentaba evitar que llevara a cabo actos vandálicos’. Por desgracia, el número de fallecidos no quedó sólo ahí, sino que según fuentes saharauis, ‘durante los altercados también murieron al menos cuatro civiles, uno de ellos un niño que fue ‘degollado y quemado’, y otro un hombre identificado como Dabi El Gargar, de unos 35 años de edad, que trabajaba en la empresa de fosfatos Fos Bukra e indicaron que fue atropellado por un coche policial.

No obstante, la Gendarmería Real y las fuerzas auxiliares marroquíes detuvieron a 65 personas que, según la MAP, ‘se opusieron a las fuerzas del orden’ con una ‘reacción violenta’.

DISTURBIOS EN LAS CALLES

Dentro de la espiral de violencia creada tras el desmantelamiento, cientos de saharauis se enfrentaron ayer en una auténtica batalla campal a las fuerzas de seguridad marroquíes en las calles de El Aaiún. Testigos presenciales dijeron a Efe que cientos de jóvenes arrojaron cocteles molotov en distintos barrios de la ciudad contra lugares estratégicos como la entrada de la sede de la televisión marroquí o una delegación del Ministerio de Energía.

Según estas fuentes, los manifestantes se han hecho fuertes en algunos de los barrios más populares de la ciudad y con mayor presencia de independentistas saharauis, mientras que la policía controla los barrios con más presencia de funcionarios marroquíes.