18 de Ago de 2022

Mundo

Encubrimiento internacional

P reámbulo: Excelente material ‘Un día como ciego’ de la pluma de ‘Lucho’ Blanco, narrativa odisíaca del diario vivir de los invidentes...

P reámbulo: Excelente material ‘Un día como ciego’ de la pluma de ‘Lucho’ Blanco, narrativa odisíaca del diario vivir de los invidentes panameños, publicada por una prestigiosa revista, deja en evidencia el grave error de haber retirado del país a los médicos cubanos que devolvieron la visión a 49,727 panameños pobres, sin reemplazo adecuado. El destino final de los equipos que, además, donó Cuba ($3 millones), ‘no se ha precisado’, debe investigarse e informarse al pueblo, beneficiario y propietario de estos.

Entrando en materia, resulta penoso y lamentable que se den como costumbre acciones encubiertas, sobre todo si proceden de gobernantes e instituciones que se deben a los pueblos que, en función de sus principios y derechos, eligen, nombran y pagan sus servicios.

La OEA como el Parlacen vienen sirviendo de refugio o pago de favores para ex presidentes genuflexos con el sistema occidental de privilegios y sumisión. La mayoría de los pueblos son nobles y rechazan los abusos, el crimen y las conspiraciones que las cúpulas políticas en gestión de gobiernos, o como políticas de Estado, hacen mal uso de sus poderes en beneficio de poderosos intereses. Los pueblos continúan siendo ignorados y engañados, eso salta a la vista permanentemente. Hechos como el reciente fallo a favor del terrorista confeso y agente de la CIA Luis Posada Carriles demuestran el grado de corrupción de la justicia en EEUU, encubriendo a este sujeto del cual son artífices o conocedores de sus fechorías. La situación actual obliga a Panamá a solicitarlo en extradición por haber sido declarado inconstitucional el indulto que lo puso en libertad. Este criminal puso en riesgo la vida de centenares de estudiantes panameños con el acto terrorista que, se comprobó, tenía preparado en la Universidad de Panamá. Debe venir a pagar su pena de cárcel antes que el demonio se lo lleve.

Los WikiLeaks han puesto en evidencia muchos otros actos encubiertos internacionales, desenmascarando a sus cerebros y ejecutores. Afortunadamente, muchos periodistas y algunos medios de comunicación, a costa de nuestros sacrificios y aún de nuestras familias, nos adentramos en investigaciones de la problemática internacional, divulgando, cuando podemos, verdades y conceptos independientes y objetivos.

No me he equivocado en mis conceptos sobre las crisis mundiales —financiera y ambiental— como tampoco en la del Medio Oriente, que no es más que la de los intereses económicos y geopolíticos. El desarrollo de los hechos y sus resultados me dan la razón. Irak, Afganistán, Egipto y Libia han constituido errores de occidente, causando miles de muertes de inocentes, así como grandes y graves perjuicios a esos países y al mundo. Lo sensato no es ampliar los conflictos y las muertes ni la intervención solapada a través de la OTAN ni armar rebeldes ni mercenarios, las guerras jamás generarán paz ni progreso.

Los países desarrollados, en su mayoría endeudados, recurren cada vez más a la fuerza que a la razón, empujando al mundo al despeñadero. Las ayudas limosna tampoco contribuyen a soluciones reales ni estables, son una ridícula pantalla. No se ocupan por lograr unidad con equidad, sin ventajas bajo la manga. Internamente, pequeños grupos de poder cooperan con estas prácticas.

La farsa de los ‘desmovilizados’ de las FARC constituye otro golpe a la credibilidad que se suma a los ‘falsos positivos’ y las ‘escuchas’. Las acciones criminales encubiertas en Guatemala, infectando seres humanos con fines comerciales, así como las pruebas con fósforo blanco, que se dice, se hicieron con soldados latinos, producen enérgico rechazo y temores en la comunidad internacional sometidas a ‘secretos de Estado’.

Se desestabilizan y atacan gobiernos creando guerras cibernéticas, saturando los sistemas de los países en mira. Informes revelan que miles de expertos y millones de dólares se ‘invierten’ en este ‘trabajo’. Sin embargo, se pregona con la defensa de los derechos humanos y el combate al terrorismo, principios y acciones que se violan con singular hipocresía.