28 de Nov de 2022

Mundo

Trípoli celebra fiesta sin Gaddafi

LIBIA. La llamada Plaza Verde de la capital libia, rebautizada Plaza de los Mártires, rara vez reunió tanta gente: los habitantes de Trí...

LIBIA. La llamada Plaza Verde de la capital libia, rebautizada Plaza de los Mártires, rara vez reunió tanta gente: los habitantes de Trípoli celebraban ayer, miércoles, la fiesta musulmana del Aid el Fitr, el fin del mes de ayuno de ramadán, así como una nueva vida sin Muammar Gaddafi.

Decenas de miles de hombres, mujeres y niños, endomingados, distendidos y sonrientes, confluyeron a la plaza bordeada por el Castillo Rojo, una fortaleza de la época otomana, edificios de estilo italiano y mediterráneo.

La muralla del castillo fue utilizada como tribuna por Gaddafi para arengar a sus partidarios desde el comienzo de las protestas hace 6 meses.

‘Mire esta multitud, es mil veces más numerosa que la que Gaddafi reunía delante de las cámaras de televisión del mundo para decir que todos los libios estaban con él’, dice Ahmed al Huni, un empresario de 31 años.

‘Es la mejor fiesta de mi vida’, declaró Adel Masmudi, de 42 años, tiempo que duró el régimen de Gaddafi, que vino con su hijo y sus dos hermanas, Mabruka y Nuha.

Antes de la oración, la multitud se levanta al mismo tiempo y hace la ‘V’ de la victoria repitiendo ‘Alá Akbar’ (Dios es el más grande) y gritando eslóganes a la gloria de los ‘mártires y de la revolución’.

Cuando el imán comienza a salmodiar el Corán al principio de la oración, tiene la voz cargada de emoción.

Entre los presentes, muchos lloran en silencio.

El rezo que sigue compara la entrada de los rebeldes en Trípoli y la desbandada de las tropas de Gaddafi a la conquista de La Meca, primer lugar santo del islam, por el profeta Mahoma.

Sigue luego con llamados a la unidad de los libios y termina por el rechazo a todo dominio occidental en el país.

‘Gracias a la OTAN por haber ayudado pero somos un país musulmán que no necesita la protección de nadie.

No necesitamos ni tropas islámicas ni tropas extranjeras’, subraya el religioso y que se felicita por la partida del ‘tirano Gaddafi’.

Con la oración terminada, los fieles se abrazan, algunos distribuyen tortas y dátiles. Finalmente la plaza se vacía, en calma, sin que se escuchen disparos. Los tripolitanos se apuran para celebrar esta fiesta en familia.