Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Mundo

ONG libia critica trato a prisioneros

LIBIA. Las nuevas autoridades libias, que se esfuerzan en vano desde hace semanas de apoderarse de los últimos bastiones fieles al ex di...

LIBIA. Las nuevas autoridades libias, que se esfuerzan en vano desde hace semanas de apoderarse de los últimos bastiones fieles al ex dirigente Muammar Gaddafi, han sido amonestadas por el maltrato que dan a sus prisioneros.

A pesar de una ofensiva que dura ya 2 semanas, los combatientes del Consejo nacional de transición (CNT) seguían enfrentándose en Sirte a la enconada resistencia de la fuerza pro-Gaddafi, que le impide poner pie en esta ciudad costera situada 360 kilómetros al este de Trípoli.

En Bani Walid, otro feudo pro-Gaddafi a 170 kilómetros al sureste de la capital, los combatientes pro-CNT, instalados desde hace un mes en los alrededores de este vasto oasis de relieve a ccidentado, no conseguían avanzar, a pesar de un mes de combates que han dejado 40 muertos en sus filas.

Paralelamente, la organización de defensa de los derechos humanos Human Rights Watch (HRW) llamó a las nuevas autoridades libias a poner fin a las detenciones arbitrarias y a los malos tratos aplicados a los prisioneros desde la caída de Gaddafi.

Esta organización de defensa de los derechos humanos con sede en Nueva York visitó 20 instalaciones penitenciarias en Trípoli e interrogó a 53 prisioneros.

‘Los detenidos dieron cuenta de malos tratos a 6 prisioneros, indicando en particular que fueron apaleados y que recibieron choques eléctricos.

Algunos de ellos mostraron cicatrices para apoyar sus acusaciones.

Ninguno de ellos ha sido presentado a un juez’, denunció HRW en un comunicado.

‘Con la ayuda de sus apoyos internacionales, el CNT debe instalar sin tardar un sistema judicial capaz de tratar la situación de todos los prisioneros, un objetivo al cual no se ha dado bastante prioridad’, estimó esta organización.

Según HRW, miles de personas han sido detenidas desde la caída de Gaddafi a fines de agosto, en particular libios negros o africanos de las regiones del sur del Sahara acusados de haber combatido junto a las fuerzas leales a Gaddafi.

En el terreno, los pro-CNT controlan el puerto y el aeropuerto de Sirte pero aún no consiguen consolidar sus posiciones en el resto de la ciudad.