Temas Especiales

23 de Nov de 2020

Mundo

¿Contradicción o estupidez?

¿ Habrase visto algo más absurdo? Que hacer con el dinero – y lo que puede comprar – si faltan los seres humanos? digo, la mayoría de es...

¿ Habrase visto algo más absurdo? Que hacer con el dinero – y lo que puede comprar – si faltan los seres humanos? digo, la mayoría de estos? Resulta inéntendible, como aceptaron los países- sus representantes- asistir en África-cuna de la raza humana- para ratificar que quieren acabar con la vida de todos los seres existentes sobre la faz de la tierra?, con razón hay tanto desquiciado y tantos apurados en vivir a sus anchas a costillas de los pobres. Hasta donde llega la voracidad del sistema occidental cuando, aún involucrando a la población de estas ‘grandes potencias’ insisten en desatender el clamor de la población mundial que sufre muerte, desolación y hambre a causa de tanta irresponsabilidad e indolencia. Estas naciones son destructoras de la humanidad, más aún cuando con sus invasiones y guerras amparadas en falsedades merecen la más alta calificación como criminales en masa. Se han convertido en torturadores empedernidos sin distingo de sexo ni edad- asesinan a niños).

Luego recurren a un cinismo extremo cuando promueven, califican y hasta exigen respeto a los derechos humanos, bárbaros!, ellos los violan cada día, muchas veces en contubernio con pequeños grupos que en algunas naciones pregonan crecimiento económico que solo beneficia a familias dinásticas que están en las cúpulas de la mayoría de partidos políticos sin doctrinas consecuentes, donde se heredan candidaturas y mandatos. Son ‘los mismos con las mismas’.

Las masas pobres cada día amanecen más hambrientas, sin trabajo o con salarios de hambre donde sobresalen los trabajadores públicos, cuando solo ministros, asesores, directores, diputados y senadores serviles, disfrutan de prebendas y beneficios inmerecidos que se otorgan ellos mismos en sistemas corruptos.

Pero, cuando los pueblos cansados de tanto engaño y abusos, se rebelan y se lanzan a las calles o a las inclemencias de las montañas como guerrilleros, son reprimidos (pueblo contra pueblo), perseguidos y estigmatizados.

Hay que respetar la ‘seguridad jurídica’ ‘el libre tránsito que perjudica a terceros’, y, ¿quién le respeta la seguridad (jurídica) a los ciudadanos? o a los pueblos originarios (indígenas) ? quién les respeta, sin engaños ni coimas, la utilización de sus impuestos, su derecho a la superación educativa, de salud y vivienda a esos pueblos de mestizos y mulatos que sobreviven con l devaluado dólar diario y con sus necesidades insatisfechas, burlados con promesas incumplidas de campañas políticas oscuras?. Esos son realmente los ‘ciudadanos’ ‘terceros’ que no pueden circular ni con la voz, clientes cautivos políticos del hambre como clientes que se pelean por una beca o l bolsa de arroz como paliativo, o con un cargo público mal pagado, que los compromete hasta la médula de sus huesos? Allí, en Durban estamos viendo quienes nos causan tantos daños (EEUU, UE, China y Canadá); estamos ratificando la necesidad de la CELAC. Pueblos del mundo, analicen los hechos, que no los sigan tomando por tontos.